El jugador del CD Claret Kevin Moreno se dispone a entrar a canasta frente al CB Soria. / KAMARERO
Publicidad

El CD Claret debutó con victoria en la Copa Castilla y León, tras derrotar al Soria Ciudad de Baloncesto en un final agónico por dos puntos de diferencia, en un encuentro clásico de inicio de temporada, con los dos conjuntos haciendo gala de más voluntad y ganas que acierto a la hora de lanzar a canasta.

Sin un pívot verdaderamente dominador en la pintura, ambos equipos plantearon el partido a la carrera, con ataques cortos y buscando de manera casi constante forzar las acciones cerca del aro, porque después de unos primeros aciertos en los triples, los porcentajes detrás de la línea de tres puntos comenzaron a bajar de manera muy significativa.

Una primera ventaja de seis puntos del conjunto visitante fue lo más destacado de un primer cuarto que fue toda una declaración de intenciones por parte de los dos conjuntos, que en el segundo cuarto mantuvieron las mismas premisas, aunque la iniciativa en el marcador pasara a ser del Claret, que tras un buen momento de aciertos obligó al CB Soria a refugiarse en una zona 3-2 que por momentos se les atragantó a los segovianos.

Pudieron los visitantes marcharse al descanso con ventaja en el electrónico, pero fallaron más tiros libres de los que anotaron en todo el encuentro. Como quiera que los locales tampoco estuvieron especialmente acertados en esa faceta de juego, con un 17 de 32 desde el 4:60, el partido se igualó por ese lado, dejando la decisión del choque para el segundo tiempo.

UN PARCIAL CASI DEMOLEDOR

En los primeros minutos del tercer cuarto llegaron los mejores minutos para el conjunto que dirige Diego Pascual. Entrando con mucha decisión hacia el aro visitante, y doblando buenos balones hacia los compañeros mejor colocados, el CD Claret amagó con romper el partido con un primer parcial de 8-0, y cinco puntos consecutivos de Borja Sanz que colocaron el electrónico en un 54-43 que parecía decidir el choque.

Sin embargo, llegaron unos minutos de desconexión de los locales, con balances defensivos que no fueron todo lo rápidos que debían ser, y que dieron la opción al Soria de volver a meterse en el partido apoyándose en unos buenos momentos de Pablo Pontón, que contagió a sus compañeros para endosar a los segovianos un parcial de 0-16 entre los últimos minutos del tercer cuarto, y los primeros del período decisivo del partido.

Necesitaba el equipo local de un poco de calma y ataques más trabajados para no terminar de descomponerse, y poco a poco se fue metiendo de nuevo en el choque. Dos puntos de Lucas Miguelsanz, otros dos de Jorge Mínguez, dos más de Miguel Pérez… además de una mejor defensa devolvieron al Claret al encuentro. El conjunto segoviano trabajó mucho mejor los lanzamientos libres que su rival en los compases finales para apuntalar su victoria.