Publicidad

El canal del Parc del Segre, escenario de la competición olímpica de los inolvidables Juegos de Barcelona en el año 1992, se convirtió en la confirmación de una nueva figura del slalom y del deporte español, el segoviano David Llorente.

Con tan solo 22 años, el palista de Palazuelos de Eresma se ha convertido en una apuesta fiable dentro de una de las especialidades del deporte español que han demostrado ser un valor seguro en los campeonatos internacionales. Su plata mundialista, que bien podía haber sido oro de no haber penalizado en el último remonte del trazado, es señal inequívoca de ello.

David es uno de los jóvenes valores que venían pegando fuerte a lo largo de los años, y que avecinan un relevo exitoso para los ya ‘veteranos’ Maialen Chourraut, Ander Elosegi, Samu Hernanz o Joan Crespo.

EL PARQUE DE ATRACCIONES

Su irrupción ha sido rápida, y su evolución constante desde que se enamoró de las aguas bravas cuando fue con sus padres al río Eresma. Sintió la adrenalina que aún se apodera de él cuando se sube a la piragua.

Recuerda, “superemocionado” justo tras colgarse la plata, los días de niño en su Palazuelos de Eresma natal. Quedó atrapado por este deporte cuando, tras acudir al pantano del Pontón de La Granja acudió al paraje de Entreaguas en el río. Lo definió como “un riachuelo que tenemos en Palazuelos”, en comparación con los grandes canales en los que ahora compite. “Tuve la sensación de que estaba como en un parque de atracciones”, explica.

Esa adrenalina, aún sin saber “si podría algún día controlar la embarcación”, le hizo pasar a competir en la Escuela Deportiva del Club Río Eresma, y a irse los fines de semana con su familia al norte de España “porque en Segovia apenas había competiciones”, y a partir hace seis años a La Seu.

Hace tres años, una lesión
en el hombro le impidió luchar por la plaza en los Juegos Olímpicos de Río

No es el segoviano un deportista pagado de sí mismo, y no le duelen prendas en reconocer que cuando llegó a La Seu “era malísimo”, por lo que no le quedó otra que superar todos los contratiempos, incluyendo una operación del hombro izquierdo que le apartó de cualquier opción de luchar por estar en los Juegos Olímpicos de Río hace ahora tres años.

Admite, además, que le parece demasiado rápido haber obtenido la medalla de plata con tan solo 22 años, tan solo seis después de comenzar a trabajar junto al equipo nacional, al lado de gente que tanto ha admirado. De hecho, incluso señala con humildad que tiene “una fotografía firmada de Maialen Chourraut, Hernanz y Elosegi de su participación en Londres 2012”.

Ahora es compañero y se codea con los referentes del eslalon español, un equipo muy unido según el propio deportista segoviano, que tras quedarse sin la opción de estar en Río ya comenzó a pensar en Tokio.

Los técnicos y especialistas sabían de sus posibilidades. Llorente fue respondiendo con resultados: campeón mundial sub-23 en 2015 en Foz de Iguazú, campeón europeo sub-23 en 2018 en Bratislava y en los últimos Europeos celebrados en Pau el pasado mes de junio, concluyó quinto.

 

UN CAMPEONATO REDONDO

Y así, con este bagaje, llegó a la fecha más señalada en el calendario de 2019, unos campeonatos del mundo que se celebraban en casa, donde se iba a decidir esa plaza para los Juegos. Y la medalla de plata conseguida hace ser más que optimista, aunque todavía debe esperar a la decisión de la Federación a la vista del bronce obtenido también este domingo por Joan Crespo, con el que -así como con Samu Hernanz- logró el oro por patrullas en el inicio de los Mundiales.

Llorente, aún en edad sub’23, se ha convertido de esta manera en una realidad al máximo nivel del slalom, uno de los bastiones del piragüismo español, el deporte más laureado en los últimos Juegos Olímpicos, ya que esta esta especialidad lleva reportando magníficos resultados en los pasados Juegos con Maialen Chourraut, bronce en Londres 2012 y oro en Río 2016, como gran abanderada junto a los Elosegi y Hernanz. Llorente lidera un nutrido grupo de jóvenes que aseguran el futuro.

A FALTA DE CONFIRMACIÓN OFICIAL

Después de la temporada realizada por David Llorente en las distintas pruebas de la Copa del Mundo, culminada con la medalla de plata en el campeonato mundial con los mejores de la categoría siendo el mejor palista español, el segoviano de Palazuelos de Eresma es el principal candidato a hacerse con la plaza para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, la única con la que cuenta la Federación Española de piragüismo en la modalidad de K-1 slalom.

Sin embargo, y aunque David parte con toda la ventaja en esta ‘carrera’ por la plaza olímpica, desde la Federación todavía no se ha hecho oficial esta decisión, en buena medida por la gran actuación de Joan Crespo en el Mundial, con una medalla de bronce que tiene su peso, como también lo tiene la experiencia que atesora en competiciones internacionales. Tanto es así que en un comunicado enviado en la jornada de ayer, la RFEP señalaba que “España (…) ya tiene confirmada la presencia de la campeona olímpica Maialen Chourraut en K1, y de Ander Elosegi en C1, mientras que en K1 masculino pugnan por la plaza con David Llorente y Joan Crespo”.