El segoviano David Llorente continúa progresando dentro de la modalidad Xtrem de slalom, novedosa para todos y que será olímpica en 2024. Lanzarse en una carrera frente a otros tres competidores en un canal de aguas bravas con unas puertas que tienes que superar, o remontar, buscando la primera plaza resulta muy atractivo para el espectador, tanto como estresante para los palistas, que en su empeño por ocupar una de las dos primeras posiciones que suelen dar acceso a la fase siguiente, no están exentos de cometer errores.

Uno de ellos penalizó al palista de Palazuelos de Eresma en el pasado Campeonato de Europa de Xtrem, en el que tenía depositadas fundadas esperanzas de realizar una buena competición. Pero en la primera clasificatoria, pese a terminar con un tiempo más que bueno para entrar en la siguiente fase, los jueces determinaron que no había superado de manera reglamentaria una de las puertas, por lo que David sufrió una penalización que le dejó sin poder entrar en las semifinales del Europeo.

LA REVANCHA

Pero el deporte siempre te da la posibilidad de revancha, y apenas siete días después del disgusto del campeonato que se celebró en Eslovaquia, el segoviano compitió en la prueba del World Ranking Race que se celebró en la localidad alemana de Augsburgo, y en el que de nuevo tomaron parte un buen número de los mejores palistas del mundo.

Y, como de los errores se aprende, David aprendió de los suyos y compitió a un extraordinario nivel, clasificándose para los cuartos de final después de ser segundo en su serie por detrás del polaco Brzezinski. Y demostrando que tiene capacidad para ser uno de los mejores de esta modalidad, el palista del club Río Eresma dominó tanto en su serie de cuartos de final como en la de semifinales, entrando en la final como uno de los favoritos junto al brasileño Pedro Gonçalves, con el suizo Martin Dougoud y el neozelandés Snook acompañándolos en una final muy abierta, siendo el mejor de los españoles, ya que Manuel Ochoa quedó eliminado en la primera ronda, y Joan Crespo cayó en los cuartos de final.

LA FINAL, PARA EL BRASILEÑO

En este tipo de carreras tan explosivas la salida suele ser determinante para poder coger el ‘sitio’ bueno para poder superar con relativa facilidad el remonte, y en esta ocasión el brasileño Gonçalves hizo las cosas un poco mejor, alzándose con la victoria en la final, con David Llorente colgándose la medalla de plata, y Dougoud la de bronce.

Finalizada la prueba, David Llorente mostraba en redes sociales su satisfacción por el puesto conseguido, aunque señalaba que “aún quedan cosas por pulir” de cara al campeonato del mundo de la especialidad que a finales del mes de julio acogerá el mismo canal de aguas bravas de Augsburgo donde se celebró esta World Ranking Race. Pero el camino es el correcto.