Publicidad

La posible conversión en Sociedad Anónima Deportiva de la Gimnástica Segoviana se está dilatando en el tiempo, y ello está propiciando un evidente desgaste en la fracturada masa social del club. Más de un centenar de socios acudieron a la reunión informativa que organizó el club en el salón de actos del instituto Andrés Laguna para presentar una segunda propuesta de un grupo inversor, representado por el agente de jugadores José Sánchez Parra, que estuvo acompañado por Ángel Cappa y Emilio Cruz.

El abogado madrileño, relacionado con Segovia después de varios años ejerciendo como profesor en el Colegio Universitario Domingo de Soto, realizó una exposición inicial demasiado didáctica y con algunos errores como el de apelar a una cierta obligatoriedad de convertirse en SAD para acceder al fútbol profesional, algo que los socios ya saben que no es así, salvo que el club ascienda a la Segunda División A.

El grupo inversor al que representa Sánchez Parra viene avalado por el dinero del que fuera jugador de fútbol profesional Leonel ‘Pipa’ Gancedo, argentino que hizo buena parte de su carrera deportiva en conjuntos de la liga española, llegando a jugar en Primera División con el Osasuna.

La inversión inicial que pretende realizar el grupo inversor oscilaría entre los 400.000 y los 600.000 euros, “aunque no habría problema en invertir más cantidades en uno o dos años” y además de los lógicos proyectos de hacer crecer al club tanto en el apartado económico como en el deportivo, Sánchez Parra añadió en bastantes ocasiones el componente social, pretendiendo que la Segoviana aumente su número de secciones deportivas, abriéndose al fútbol femenino y promoviendo también el deporte inclusivo.

UN PROYECTO A LARGO PLAZO

Además, el representante madrileño puso de manifiesto que su proyecto es a largo plazo, que “si la Segoviana quiere crecer no hay otra opción que convertirse en Sociedad Anónima Deportiva”, y señaló la necesidad de involucrar a empresas e instituciones de la ciudad en ese crecimiento del club. Sánchez Parra desveló que el grupo inversor pretende crear una ciudad deportiva de la Gimnástica Segoviana, así como una residencia de jugadores, consiguiendo una cesión de terrenos por parte del Ayuntamiento, y retomó la idea de pasadas juntas directivas de crear una fundación.

La nueva propuesta a valorar respetaría las señas de identidad de la Segoviana, y no sacaría al club de la ciudad, “puesto que no tendría sentido hacerlo. Segovia tiene una situación privilegiada con respecto a Madrid, que es la capital mundial del fútbol, y es la ciudad ideal para llevar a cabo este proyecto”.

El hecho de ser representante de jugadores, y de señalar que en el fútbol base se traerían futbolistas de fuera de Segovia, provocó las lógicas suspicacias de los socios, aunque Sánchez Parra indicó que “el fútbol en estas categorías no es negocio. Sí lo es en ocasiones en Segunda o en Primera, pero no en Segunda B o Tercera División”. Además, el abogado negó de manera tajante cualquier relación con el grupo inversor de Pedro Moreno, y ante una hipotética fusión de ambos proyectos, que Agustín Cuenca señaló como “muy positiva”, Sánchez Parra abrió la puerta “a que ese grupo inversor se sume a nuestro proyecto”, pero cerró la posibilidad de que sucediera al contrario.

AÚN HAY TIEMPO PARA MÁS

Hasta el 28 de febrero la directiva de la Segoviana ha abierto el plazo para la presentación de las propuestas, dando después un tiempo de reflexión al socio para que decida sobre el futuro del club en una asamblea extraordinaria. Aunque una nueva recogida de firmas de la Plataforma 1928 hace pensar que habrá, antes del 29 de marzo, otra asamblea importante para el futuro de la entidad.

EL APUNTE

Hay una realidad patente en el proceso de conversión en Sociedad Anónima Deportiva, y es que, tras fijar por la Comisión Mixta el capital mínimo que se necesita para la conversión en SAD, se abre un primer plazo de un mes a los socios para que estos adquieran las acciones. Si no se cubre todo el capital, se abre otro plazo de un mes para que los socios puedan seguir adquiriendo esas acciones, y solo en el caso de que no se cubriera el total, se abriría un tercer período de adquisición de acciones que estaría abierto a cualquier persona ajena al club.

Como quiera que los representantes de los dos grupos inversores se han hecho socios de la Segoviana, podría darse la circunstancia de que, si la asamblea general votase la conversión en SAD, y se abriese el período de compra de acciones tras dar los pasos correspondientes, los dos grupos inversores entraran en una ‘lucha’ por la compra de esas acciones. Agustín señaló que lo deseable en este caso sería que hubiese” un pacto de caballeros entre ambos grupos”, para que no entrase a la compra el que no hubiera sido elegido.