Una vez más, Águeda Marqués cuajó una actuación memorable en una nueva cita internacional con España. Tras alzarse con la mínima para acudir al Mundial en el Mitin Internacional de Lievin gracias a conseguir el cuarto mejor registro de toda la historia de una atleta española en la distancia, la segoviana compitió en la final de los 3.000 metros lisos en el Mundial de Glasgow.

Una fecha señalada en rojo en el calendario, ya que se trataba de la prueba internacional más importante para el antes de los Juegos Olímpicos de París 2024, y en la que Águeda volvió a brillar. A dicho evento llegaba como actual subcampeona de España tras colgarse la medalla de plata en Ourense, sólo por detrás de la palentina Marta García, con la que en Glasgow compartió pista.

Así, con representación castellanoleonesa por partida doble, las dos atletas, a pesar de no tener opciones de luchar por las medallas, consiguieron marcas históricas en una prueba de alto nivel y ritmo frenético. Con corazón y desde la garra y entrega, Águeda acabó la prueba en decimocuarta posición, con un tiempo de 8:48:57. Una crono con el que la segoviana logró su segunda mejor marca de todos los tiempos. Casi nada.

“Es mi segunda mejor marca de siempre, pero siendo sincera quería mejorarla, así que no estoy excesivamente contenta. Fue una carrera muy loca, en la que intenté escucharme y decidir cuáles eran las mejores opciones para mí, pero el último mil me costó ligeramente. Lista para un breve descanso y volver a sumar kilómetros”, publicó una segoviana exigente consigo misma en las redes sociales tras la prueba.