Que corren malos tiempos para la sociedad en general, y el deporte en particular, es un hecho indudable, como lo es que no hay mal ni bien que cien años dure. Pero, hasta que este ‘mal’ pase, a los clubes segovianos les queda aguantar el chaparrón, tratando de aguantar el tirón y esperar con paciencia y trabajo a que todo mejore.

De momento, el fin de semana no fue nada propicio para los equipos segovianos de fútbol fútbol sala, los únicos en competición puesto que la Primera Nacional baloncesto no comenzará de nuevo hasta el 16 de enero. Y es que, entre el temporal de frío y nieve que vino a unirse a los estragos que ya de por sí está haciendo la pandemia, apenas pudieron disputarse un par de partidos, uno de fútbol y otro de fútbol sala, que tuvieron como protagonistas a Monteresma y Gimnástica Segoviana en la Liga Recoletas de la categoría juvenil, que terminó con un empate sin goles, y CD Valverde y CD San Cristóbal en la División de Honor Juvenil de fútbol sala.

Solo dos partidos

Dentro del capítulo futbolístico, la suspensión del Gimnástica Segoviana – CD La Granja que se presentaba como el evento más destacado del fin de semana vino a poner el colofón a dos días en los que el fútbol se quedó en casa. Así, ni el Unami pudo viajar a Soria para jugar con el Abejar, ni el Tardelcuende pudo llegar a Palazuelos para jugar con el Monteresma, ni el Turégano, en plena ola de Covid, pudo jugar con el Atlético Candeleda.

Lo mismo sucedió en la Liga Gonalpi femenina, con el partido Olímpico de León B – Monteresma, que se pasa al 31 de enero, mientras que al 6 de febrero se traslada el encuentro de la Nacional Juvenil que disputará la Gimnástica Segoviana en los campos de Ence ante el CD La Charca. En la liga Recoletas, tampoco pudo jugarse el CD El Espinar San Rafael – Colegios Diocesanos.

En el fútbol sala, el CD Segosala de Segunda B se ‘salvó’ de las suspensiones por estar pasado la jornada de descanso, al que se vio forzado el Unami de la Segunda División femenina, ante la imposibilidad del Villacañas de desplazarse hasta Segovia para disputar el partido.

Además, en la Tercera División el Arlequín no pudo disputar su partido en Salamanca frente al FS Alhambra, mientras que en la categoría juvenil el Segosala – Atlético Benavente fue suspendido, al igual que lo fue el Sporting Nava – CD Carbonero en la Regional de Juveniles. Todos estos encuentros se quedan pendientes de encontrar una nueva fecha de celebración. Trabajo no le va a faltar a la Territorial.