Se veía venir la situación que se produjo en el pabellón Emperador Teodosio en la tarde del sábado, con la incomparecencia del conjunto del Soria Ciudad del Deporte para medirse con el CD Claret. La no obligatoriedad de realizar test antes de los partidos que se establece en las bases de la competición en la Primera Nacional de baloncesto ha llevado al club el segoviano a no realizar esos test a sus jugadores, algo que al resto de conjuntos que sí realizan esos test no ha sentado nada bien.

Desde el inicio de la temporada el CD Claret señaló que su plantilla no iba a realizarse los test antes de los encuentros, entre otros motivos porque no se recogía en las bases de la competición que tuviera que hacerlo, “pero también porque no creemos demasiado en su eficacia, ya que nadie nos asegura que un jugador no se vaya a contagiar desde que se realiza el test hasta el momento del partido”, afirma África San Romualdo, coordinadora de la sección de baloncesto del club.

El CD Claret ya pasó por problemas acerca de este asunto el pasado fin de semana, cuando debía disputar su partido aplazado frente al CB La Flecha “que nos pidió el aplazamiento del encuentro en septiembre porque nos dijeron que no estaban preparados para jugar, aunque después ‘vendieron’ que había sido por un positivo”. El conjunto vallisoletano pidió un nuevo aplazamiento del choque, en esta ocasión por motivos sanitarios “pero hice la consulta con la Federación, y me dijeron que ningún partido se iba a suspender ese fin de semana por motivos sanitarios”. La gran nevada evitó la controversia, y el partido no se disputó.

“LA FEDERACIÓN NOS ESTÁ ECHANDO ENCIMA A LOS CLUBES”

La situación se repitió esta semana con el Soria Ciudad de Baloncesto “que se pone en contacto conmigo el jueves a través del correo electrónico, señalando que se ofrece a pagar los test”, señala África, que se negó “porque el de los test no es un problema económico, sino de que no está establecido en las bases, ni me asegura que los jugadores no vayan a contagiarse en el tiempo que transcurre entre el test y el partido”. Soria propone que los dos equipos jueguen con mascarilla “pero estamos en las mismas. Si en las bases no pone nada, ¿por qué vamos a jugar con un elemento que puede ser peligroso, aparte de que no permite respirar bien cuando haces grandes esfuerzos?”.

Los clubes quedan en que el viernes, a las ocho y media de la tarde, se pondrían en contacto para que el CB Soria confirmara su iba a presentarse al partido o no, “pero esa respuesta no nos llega hasta las cuatro de la tarde del sábado (tres horas antes del choque) cuando nos llaman para decirnos que no van a venir”. Poco antes, la coordinadora del CD Claret recibe la llamada de la delegada provincial de baloncesto, Carmen Gómez, valorando la posibilidad de aplazar el choque, “pero no considero que a tres horas de empezar un partido haya que aplazarlo si no hay causa justificada”.

Así que Soria no se presenta al encuentro, alegando que el CD Claret se niega “a tomar medidas sanitarias preventivas como son la realización del test de antígenos o la utilización de mascarillas”. Por su parte, África San Romualdo lo tiene claro: “La Federación nos está echando encima a los clubes porque no quiere cambiar las bases de competición, obligando a la realización de los test, porque si lo hiciera tendría que pagarlos”.

Se espera que la situación cambie de cara a esta misma semana, en la que se producirá un cambio en el protocolo, obligando a los clubes a jugar, bien con test, bien con mascarilla. “Cuando eso suceda, seremos los primeros en cumplir la normativa, como estamos haciendo ahora”.