El Unami hizo valer su mejor clasificación en la liga regular para conseguir su ansiado ascenso a Tercera División, tras ganar por 2-1 a un Turégano que puso todo de su parte para dar la sorpresa, y no estuvo nada lejos de conseguirlo.

En un ambiente eléctrico en la grada, con la tribuna para los seguidores del Unami, y la grada para los del Turégano, los dos equipos cumplieron con el papel asignado en principio. El equipo local salió dominador, tratando de abrir el campo todo lo posible, mientras que el conjunto tureganense no quería encerrarse y sí presionar la salida del balón buscando la contra.

Pero la realidad fue que el Unami amenazó desde el principio con Rogero muy activo en los remates, encontrándose con la gran respuesta de Keti en uno que desvió al palo, y en otro segundo que tocó para enviar fuera el esférico. Ninguno de los dos ahorraba nada en el campo, y la fuerza en los balones divididos era la nota dominante, con el árbitro tratando de contemporizar. Un ‘clasico’ final de fase de ascenso.

KETI SALVA AL TURÉGANO

Pasado el primer arreón del Unami, el partido se trabó bastante más en el centro del campo. El Turégano comenzó a tener más presencia en la destrucción del juego, e incluso amenazó con un par de contragolpes, y el conjunto de Gonzalo del Valle frenó su producción ofensiva, sabedor de que un gol ponía la eliminatoria a su favor y que el encuentro era muy largo. La veteranía de jugadores como Javi de la Cruz, Quino o Domingo contribuyó a que los locales serenaran el ánimo y buscaran un poco más de pausa y de control en su fútbol.

Le dio buenos réditos esa forma de jugar al Unami, que creó otra buena ocasión en un remate de Chechu al que Keti dio una gran réplica, deteniendo posteriormente el cabezazo de Rogero tras el saque de esquina. Guti quiso coger protagonismo con una buena acción en el centro del campo que acabó en un pase defectuoso hacia el corazón del área, pero la realidad del partido colocaba al Unami más cerca del 1-0 que al Turégano del 0-1, y a Keti como el mejor jugador del equipo visitante, deteniendo al filo del descanso un mano a mano aVicente en una de las ocasiones más claras del primer período.

CAMBIO DE SIGNO

Apenas iniciada la segunda parte el encuentro sufrió un giro radical cuando Chechu culminó en el área pequeña una internada por la zona izquierda del ataque del Unami con paradón de Keti incluido tras un primer remate de cabeza de Quino, colocando el 1-0 en el marcador con 40 minutos por jugarse.

No tardó en mover ficha Luis Bertó, pero el gol local dejó tocado al Turégano, que tardó en volver al partido, y cuando quiso hacerlo ya había encajado el segundo tanto, en un perfecto remate de cabeza de Alcubilla tras el saque de una falta. En un abrir y cerrar de ojos el Unami le había dado la vuelta a la eliminatoria, obligando a su oponente a marcar dos goles para remontar, porque el 2-1 le daba el ascenso al equipo azul al quedar mejor clasificado en la liga.

Y después de muchos minutos en los que el conjunto local pareció tener controlado el partido, llegó la ocasión para el Turégano, fruto de un penalti tan inocente como claro que no dejó ninguna duda y que se encargó de lanzar Guille Duque, estableciendo el 2-1 y poniendo el partido en un puño con tiempo más que suficiente para que pasara de todo.

Lo que pasó fue que el Unami se quedó con diez por la expulsión de Domingo, y que el Turégano apretó lo indecible en busca de un gol que le pusiera en la Tercera División. Pero los locales tiraron de veteranía para que se jugara poco en el tramo final del partido, y finalmente pudieron celebrar un ascenso que les supo mucho mejor porque lo consiguieron ante un rival de categoría. El Unami jugará en Tercera, y el Turégano tendrá la oportunidad de jugar la Copa del Rey. Así la alegría es grande, y el disgusto algo menor.