futbol gimnastica segoviana bergantinos 26
Adeva presiona a un jugador del Bergantiños en el encuentro del pasado domingo disputado en La Albuera./ NEREA LLORENTE

Tres días antes de vivir en el campo de La Albuera uno de los encuentros más festivos del año con la llegada del Real Mallorca para jugar la primera ronda de la Copa del Rey, la Gimnástica Segoviana tendrá una nueva oportunidad de salir de su crisis de juego y resultados que le ha llevado a ocupar una de las plazas de descenso a la Tercera RFEF, visitando el municipal de Espiñedo, donde le espera el Arenteiro, otro de los equipos que tienen la permanencia como el principal de sus objetivos.

Contar todos los minutos que lleva el equipo azulgrana sin marcar un gol se ha convertido en un (triste) ejercicio redundante que en nada ayuda, aunque Manu Olmedilla, capitán del equipo abogó por “aceptar las críticas” como ejercicio indispensable para poder salir de la mala racha, apostando también por “trabajar mucho y confiar en el compañero que tienes al lado. Somos un equipo para lo bueno y para lo malo y no cambio a ninguno de mis compañeros de este vestuario”.

Álex Conde y Rubén todavía no están en condiciones para volver, aunque no se descarta que lo hagan ante el Mallorca

Al igual que cuando las cosas van bien normalmente no se suele tocar nada, cuando surgen los problemas suele venir bien cambiar. El problema para Manu González es que continúa teniendo los justos (más o menos) para completar la convocatoria, ya que Álex Conde todavía no está para jugar, al igual que Rubén. Pero aun así, siempre hay alternativas que todavía no se han puesto en práctica para buscar una mayor mordiente ofensiva al equipo, como puede ser la de cambiar el sistema al 1-4-4-2 y acercar a Dani Arribas al área, donde suele ser bastante más peligroso que escondido en una banda. Mimbres hay los justos, pero todavía quedan soluciones por probar.

Sea como fuere, Manu González es el que mejor conoce a la plantilla, de la que indicó que “llevamos varias semanas entrenando muy bien, porque la actitud, la motivación y la energía positiva la estamos teniendo, así que estoy tranquilo porque estamos en el camino correcto y solo tenemos que encontrar el nivel de competitividad de los primeros partidos”. Lo que también detecta el técnico en el equipo es la ansiedad por ganar, “y tenemos que encontrar el equilibrio, sabiendo que no podemos ganar siempre y que en esos días un empate no nos viene mal”. Para muestra, los ‘botones’ de Móstoles y Bergantiños.

Así que la Gimnástica Segoviana que formará en el Municipal de Espiñedo a partir de las cuatro de la tarde, será un equipo ambicioso porque va con el gen competitivo del club, pero también sabedor de que “tenemos que volvernos con algo”. Y si ese algo tiene que ser un punto logrado tras un pírrico empate a cero, bienvenido sea.