Los componentes de la UD El Espinar celebran el triunfo en la final de la Copa./ MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ

La UD El Espinar dio la sorpresa y se hizo con la Copa Delegación Provincial de fútbol después de imponerse al Monteresma por 3-4 en una emocionante final en la que el equipo verdinegro hizo valer más virtudes que el campeón de liga, al que le faltaron ideas ofensivas para remontar.
El partido comenzó como suelen comenzar estas finales, con los dos conjuntos poniendo mucha intensidad sobre el campo, aunque con pocos acercamientos verdaderamente peligrosos sobre el marco rival. El Monteresma buscaba sacar el balón desde atrás, aunque sin renunciar al envío en largo ante la presión adelantada de la UD El Espinar, mientras que los verdinegros intentaban robar en campo contrario y ser verticales en sus ataques.
Pero antes de que ningún equipo se hubiera hecho merecedor del gol, llegó el tanto el Monteresma en un lanzamiento lejano de Adri que botó al lado del palo de un Joselu que cometió el error de pensar que el lanzamiento se iba fuera. El campeón de liga daba primero.

UN GOL QUE NO CAMBIA NADA

El tanto puso mucha serenidad en el juego del equipo de Palazuelos, pero no hizo variar el planteamiento de una final que siempre se suele hacer larga para los jugadores. El Espinar llevó peligro con un lanzamiento de Vara que se marchó fuera por poco, pero a cambio comenzó a recibir los primeros contragolpes de su oponentes, como uno que culminó Juancar al lateral de la red de la meta verdinegra tras un espléndido envío de Cabot desde la banda izquierda al segundo palo.
Pero el equipo dirigido por Manolo Sanz tenía que seguir intentándolo, y en un inesperado error de la zaga del Monteresma, con una mejorable cesión al portero, Isma anotaba el gol del empate que puso la moral por las nubes tanto del equipo de El Espinar como de su delantero, que poco más tarde marcó un soberano gol de vaselina para darle la vuelta al marcador en apenas tres minutos.

 

Isma, con un gol de pillo y otro de extraordinaria vaselina, fue el artífice de la remontada de los espinariegos antes del descanso

El escenario no era ni mucho menos el que había diseñado el Monteresma, y menos tras haber marcado el 1-0 puesto que el campeón de liga no es equipo que suela ceder sus ventajas. Pero su rival, aun a costa de con un desgaste importante, estaba mostrándose dominador en el juego y en la pausa de hidratación mandaba en el marcador.
Quince minutos más tarde, y aunque el Monteresma pasó a dominar el partido, fue la UD El Espinar quien se marchó a los vestuarios con una gran sonrisa en la cara después de que Rincón empalmara a la red un balón que se quedó muerto en la frontal del área pequeña tras un saque de esquina que ni unos lograron despejar ni los otros rematar, marcando el 1-3 que parecía la Copa muy de cara para los ‘visitantes’. Pero el Monteresma dio muestras de su potencial ofensivo, se aferró a un Javi Sanz que podía con todos sus marcadores y dinamizaba mucho el juego ofensivo de los morados, y David Pérez colocaba el 2-3 cabeceando un saque de esquina a la red en el período de prolongación.

UN LARGUERAZO PARA EMPEZAR

La segunda parte comenzó con un susto morrocotudo para la Unión, porque después de que Ramiro (que salió por Joselu en el descanso) cometiera falta al tratar de sacar de volea, César Martín envió el libre indirecto al larguero de la portería verdinegra.
Metió más jugadores en la línea ofensiva el Monteresma, y por ello puso más balones en el área espinariega. El partido amenazó con romperse a partir del primer cuarto de hora del segundo tiempo, porque ni el Monteresma quería bajar a ninguno de sus jugadores ofensivos al centro del campo, ni la UD El Espinar quería renunciar a los contragolpes, aunque en un buen número de ataques del equipo morado hubiera los mismos atacantes que defensores.
Y no le fue mal la táctica a la Unión, que volvió a hacer gala de su efectividad cuando a veinte minutos para el final, una gran acción ofensiva dejó a Isma en el mano a mano con César Fraile. El delantero verdinegro se quedó sin campo, pero pudo enviar hacia atrás, donde Dani remató de primeras para que sacara un defensa, que ya no pudo evitar el segundo remate de Rincón que se convirtió en el 2-4.
Ramiro se resarció de su error anterior con una soberbia parada a remate a bocajarro de Álvaro dando paso así a una recta final en la que tan cerca estaba el tercer gol del Monteresma como el quinto de la Unión, que machacaba una otra vez a la contra obligando a César Fraile a repeler un remate cercano de Borja.

EL ‘PICANTE’ DEL 3-4

Pero el Monteresma no había dicho su última palabra, y aprovechando que la UD El Espinar seguía tirando de valentía, sorprendió a la contra con un envío en largo en el que la defensa no estuvo demasiado contundente. El esférico, enviado al segundo palo, fue rematado casi a placer por Javi Sanz para reducir las diferencias y poner el partido de nuevo en un puño.

 

Javi Sanz puso el 3-4 con tiempo para intentar el empate, pero el Monteresma ya no volvió a acercarse al área rival con peligro

Pero la Unión captó el mensaje, y aunque no bajó en ningún momento su apuesta de defenderse con el balón gracias a futbolistas de buen toque, sí puso a más jugadores en la parcela defensiva, logrando de esta manera que un Monteresma cada vez con menos ideas se fuera estrellando una y otra vez ante sus zagueros a base de balones demasiado verticales. Así, con la tormenta cayendo sobre La Albuera, la final de la Copa Delegación terminó con los verdinegros celebrando con su inagotable afición un título ganado a base de valentía y también de acierto.