atletismo kilometro vertical penalara 2013
Vista de una de las anteriores ediciones del Kilómetro Vertical de Peñalara. / EL ADELANTADO

La pandemia, con todas sus penurias, ha dado una oportunidad a la naturaleza. Las marcas de zapatillas y ropa para correr por montaña están de enhorabuena porque el confinamiento y las restricciones en la noche han sacado al monte a más gente y su línea de negocio lo agradece. En este auge de las carreras por montaña regresa el Kilómetro Vertical de Peñalara, desde La Granja al techo compartido de Segovia y Madrid (2.428 metros), que vuelve cinco años después con 150 participantes que disfrutarán mañana a partir de las 9:00 horas de su ración vertical de agonía.

La prueba deportiva se enmarca en el Campeonato de Castilla y León de carreras verticales 2021, individual y por clubes, y será organizada por el DLC Trail Team, cuyo director es el atleta local David López Castán. Desde el año 2016, con la declaración del Parque Nacional Sierra de Guadarrama, las nuevas medidas de protección ambiental no han permitido la celebración de la carrera por el trazado habitual, despidiéndose para siempre del canchal norte y modificando su trazado para ascender por la cresta de Claveles, único itinerario permitido por los gestores del Parque. Pese a no ser un recorrido tan vertical, sigue contando con una ascensión dura y técnica en su último kilómetro.

Las restricciones sanitarias imperan y los organizadores han trasladado la salida, habitualmente en la plaza de los Dolores, a la plaza de toros, más amplia. Desde ahí habrá un tramo neutralizado de dos kilómetros y medio de ‘calentamiento’, subiendo por el Esquinazo hasta el Rincón del Abuelo, donde estará el control de chips y comenzará el tiempo cronometrado. Para evitar aglomeraciones, la salida se hará en grupos de dos corredores cada 30 segundos. El primer corredor iniciará el tramo neutralizado a las 9:00 y el recorrido cronometrado a partir de las 9:30.

La carrera presenta un desnivel positivo de 1.350 metros y una longitud aproximada de 9,3 kilómetros; el tramo cronometrado será entre el kilómetro 2,1 y el 9,3, con 1.100 metros de desnivel. Habrá un punto de avituallamiento (solamente líquido) en el kilómetro 5,1, en Raso del Pino. Los corredores deberán mantener distancia de seguridad, llevar mascarilla para los puntos de control de chip y el avituallamiento, además de un recipiente de medio litro. Los organizadores prevén que el primer corredor llegue a la cima en torno a las 10:30 horas; el tiempo límite es de dos horas y media y habrá que regresar a la plaza de toros antes de cuatro. La bajada será por el mismo circuito que la subida. La meteorología se presume perfecta, con 10 grados a la salida y en la propia cima. Buena mañana para sufrir.