Futbol Unami Monteresma KAM9157
Alcu bate a Ramiro y anota el primer gol del Unami en el duelo disputado en La Albuera. / KAMARERO

El Unami celebró en la tarde del sábado el título de Liga cosechado el curso pasado en la Regional de Aficionados de la mejor manera posible. El cuadro azulón superó de principio a fin al Monteresma, que pagó su apuesta valiente y su defensa adelantada llevándose un set de La Albuera (6-0). Los segovianos están ya en lo alto de la tabla, una zona noble en la que también está La Granja, que hizo bueno su empate de la jornada inicial en Soria con una victoria convincente ante el Lermeño (3-0).

El Unami salió con las ideas muy claras y tuvo la suerte de adelantarse en la primera ocasión en un mano a mano de Alcu, que se filtró a la espalda de la defensa y cruzó el balón inmisericorde. La facilidad de los locales para el último pase fue una pesadilla para el Monteresma, obligado desde el inicio a perseguir marcador. Máxime cuando a los diez minutos Alcu marcaba el segundo tras una asistencia de Koby desde el costado.

Con el encuentro a favor, el Unami seguía fabricando ocasiones y anotó el tercer gol al final del primer tiempo tras un balón a la espalda que aprovechó Jorge Andrés en el perfil izquierdo para asistir a Koby. La única mácula de los locales vino por una cierta relajación tras el descanso que el Monteresma estuvo cerca de aprovechar para recortar distancias en un claro mano a mano. No hubo suerte y el marcador se alargó sin remedio para los de Palazuelos en el tramo final ante la superior segunda unidad del cuadro azulón.

El cuarto lo anotó Jorge Andrés al embocar el rechace a un penalti de Vicente que repelió Ramiro, ex del Unami. El quinto lo anotó Quino con una falta lanzada a las mil maravillas y el marcador lo cerró Chechu en su nuevo rol de carrilero; llegó con potencia y conducción y batió al portero con un chut cruzado que pegó en el poste antes de introducirse en la meta morada.

Alegría final en El Hospital

El curso pasado, el CD La Granja perdió una infinidad de puntos en el tramo final de los partidos, un aspecto clave para su descenso desde Tercera División. De ahí que Ricardo de Andrés, que vivió aquellos disgustos en el banquillo granjeño, sonriese el sábado ante el buen tramo final de su equipo, que le valió la victoria ante el Racing Lermeño con tres goles en los últimos ocho minutos del partido.

Sergio Arévalo encontró el premio al buen trabajo local abriendo la lata en el minuto 82. Antonio y Dani Lázaro cerraron la cuenta para dar a los granjeños su primera victoria en su regreso a Regional. El Turégano, que se impuso con brillantez en la primera jornada, descansó este fin de semana en una Regional con sabor segoviano.