48_1nerea
Daniel Velázquez, en el campo de La Albuera antes del entrenamiento del Dalian Yifang con la Segoviana. / N. LLORENTE
Publicidad

Dani Velázquez es un trotamundos del fútbol. El entrenador segoviano al que poco le ha importado hacer la maleta, que ha trabajado en el grupo técnico del Cholo Simeone en el Atlético de Madrid, y que ha formado parte del staff del Besiktas turco, es ahora uno de los analistas del Dalian Yifang de la Súper Liga china, a las órdenes de Bernd Schuster, con el que ya sabe lo que es trabajar.

“La liga china es una novedad para todos, y Schuster necesitaba a alguien de confianza para estudiar a los rivales. Yo ya trabajé con él en el Besiktas, así que cuando me lo propuso le dije que sí, porque tenía ganas de volver al fútbol”, señala el técnico, que estuvo dos temporadas alejado de los campos, y que vuelve para ser analista de vídeo, “un trabajo que consiste en estudiar a los rivales y preparar los vídeos que se muestran a los jugadores”.

La vida en China no es nada sencilla, y bien que lo está aprendiendo Dani Velázquez, “porque todo es completamente distinto a la de España, aunque nosotros vivimos bien, porque estamos en un hotel dedicados al cien por cien a nuestro trabajo. Pero todo lo demás es distinto, el ritmo de vida, la gente, los horarios, el clima… y sobre todo el idioma. No hay manera de aprender chino, y para todo tienes que utilizar a los traductores. En mi caso tengo que usar muchas imágenes para que los futbolistas chinos entiendan lo que quiero decir”.

EL NIVEL

El entrenador segoviano fue quien puso en contacto al Dalian Yifang con la Gimnástica Segoviana con el fin de poder realizar juntos el entrenamiento en La Albuera, en una pretemporada para el equipo que dirige Schuster, y del que Dani opina que tiene “mucho margen de mejora, porque si no hubieran llegado futbolistas extranjeros, el equipo no tendría nivel para jugar al fútbol profesional en España”.

En su opinión, aún queda un buen trecho que recorrer antes que China sea una potencia futbolística, “porque el carácter chino es incompatible con el fútbol de competición. Son metódicos, trabajadores y esforzados, pero el fútbol que se juegan en España desde niños no se ve en China”. El dinero parece no ser un problema para los clubes orientales, aunque el fallido fichaje de Iniesta impulsó una normativa que recortaba las cantidades destinadas a los fichajes, aunque Dani considera que “se ha limitado un poco para que no hubiera barbaridades, pero esto ha surgido porque llegaron algunos futbolistas que sólo fueron a coger el dinero y no a rendir”. Que los chinos tendrán una cultura distinta, pero en el asunto del dinero todos vigilan su inversión.