El entrenador del BM Nava, Dani Gordo, con sus jugadores. / NEREA LLORENTE
Publicidad

A lo largo de la temporada siempre hay partidos especiales, que hacen rememorar alguna época pasada. Lejana o cercana en el tiempo. Ya sea por historia, rivalidad, hermandad o proximidad hay citas marcadas en el calendario. En esta ocasión, el Viveros Herol Nava se prepara para recibir mañana, sábado, al Cantabria Sinfín, el equipo contra el que disputó la final de la fase de ascenso de la campaña 2017/18 y que terminó con la llegada del conjunto santanderino a Liga Asobal. Dos cursos después vuelven a verse las caras, ahora ambos en la máxima categoría nacional.

“Para nosotros aquel partido fue el estímulo para luego un año más tarde conseguir el ascenso”, reconoce el entrenador navero, Dani Gordo, echando la mirada atrás con una visión analítica. En cuanto a las posibles ganas de revancha, responde disipando dudas: “En la fase de ascenso podía pasar cualquier cosa y había mucho en juego. Aquí son dos puntos los que nos jugamos y nada va a ser definitivo. Obviamente los dos queremos ganar, pero independientemente de la revancha”.

El análisis del Sinfín

El técnico vallisoletano encara este duelo con respeto y admiración hacia el plantel dirigido por Rodrigo Reñones: “Es un espejo al que mirarnos: la temporada pasada volvió a Asobal y no pasó apuros”; y valora: “Es un rival experto en la competición y tiene mucho oficio. Cuenta con jugadores de calidad desde la portería: Jorge Filipe, Darko Dimitrievski, que le tuve en León, Ander Torrico, Ignacio Valles… Tiene una buena defensa y un buen pivote. Es una plantilla compensada y muy bien hecha”.

Álvaro Rodrígues, listo

Tras el parón de la pasada semana, la plantilla ha dado un paso más en aras de seguir mejorando y le ha servido para recuperar efectivos. “Hemos metido algo más de carga física, sobre todo la primera semana; y luego lo hemos complementado con ejercicios específicos“, repasa Gordo. Para este choque regresa Álvaro Rodrígues tras sufrir unas molestias en el partido frente al Cuenca. Adrián Rosales, por su parte, continúa entrando en la dinámica del equipo poco a poco de forma progresiva.

“Nos falta adquirir una madurez deportiva, que se consigue con el paso del tiempo”

Por otro lado, Gordo hace un repaso de este primer tercio de campaña: “Para nosotros esta primera vuelta es complicada por las salidas que tenemos y por los rivales de otra liga que vienen a Nava como el Barcelona, el Irún o el Logroño. Aun así estamos haciendo las cosas bien”. Entre los puntos fuertes del equipo, destaca de forma autocrítica: “Nuestra virtud es que somos muy competitivos. Lo hemos demostrado en todos los partidos”; y explica: “Ahora nos falta adquirir una madurez deportiva, que se consigue con el paso del tiempo y con ir jugando partidos en la categoría. Si bien tengo jugadores experimentados, la realidad es que la plantilla es muy joven y necesita tomar ese bagaje. Es cuestión de tiempo”.