Publicidad

Dos meses sin balonmano de competición son muchos en mitad de una temporada, y el Viveros Herol Balonmano Nava no está acostumbrado a ello. Por eso el conjunto segoviano se presenta con la mayor de las motivaciones para competir en la mañana de hoy, en el pabellón Huerta del Rey, frente al Recoletas Atlético Valladolid en el derbi autonómico con el que se iniciará para ambos conjuntos la segunda vuelta en la Liga Asobal, que contará a partir de ahora con el patrocinio de Sacyr.

El trabajo de esta pretemporada invernal ha sido intenso, pero los frutos se han visto en los dos partidos amistosos que celebró el Balonmano Nava, en los que el equipo de Dani Gordo se mostró competitivo ante dos oponentes de superior categoría como son el Ademar de León y el Ciudad de Logroño, aunque no se pudiera lograr la victoria.

Ahora, después de una primera vuelta realmente buena, aunque todavía hay quien se acuerda de esos puntos que volaron en los últimos segundos, el conjunto navero afronta con una cierta tranquilidad la segunda vuelta, consciente de que hay un colchón de puntos y puestos con respecto al descenso, pero también sabiendo que hay que seguir sumando para mantener la distancia.

EL AVERAGE SERÁ IMPORTANTE

El encuentro frente al Atlético Valladolid tiene muchos alicientes, ya no solo por ser el primer derbi que ambos conjuntos protagonizarán en la Liga Sacyr Asobal, sino porque el equipo pucelano que ha vuelto a entrenar David Pisonero tras su periplo por el Vardar macedonio, querrá no solo obtener la revancha deportiva por la derrota de la primera vuelta en Nava, sino también superar el gol/average de dos goles que obtuvo el ViVerol Herol. Y es que esos detalles pueden acabar decidiendo los dobles y triple empates en la clasificación, que tal y como se está desarrollando la liga, apuntan como más que posibles para decidir la clasificación en las últimas jornadas.

Empatado a puntos con el Balonmano Nava, el Recoletas Atlético Valladolid se ha mostrado trementamente irregular a lo largo de la temporada, aunque siempre mostrando un punto de fortaleza como local que le ha llevado a ocupar uno de los puestos tranquilos de la clasificación.

“El Atlético Valladolid realiza un juego muy rápido, y no podemos contagiarnos de los ritmos que no nos convienen”, afirmó el técnico Dani Gordo en la previa del partido, señalando que aspira a que su equipo minimice los errores, gestionando de la mejor manera posible los inicios de los dos períodos “además de tener mucho cuidado con las inferioridades, ya que el contrario saca mucho rédito de esas acciones”.

GOLPE EN LA MESA

Teniendo en cuenta que el rival se encuentra empatado a puntos con el equipo segoviano, que ya logró derrotar al Atlético Valladolid en Nava de la Asunción, Gordo fue rotundo al señalar que “una victoria sería oro. Lograr algo positivo de este partido será dar un golpe encima de la mesa, que en la primera vuelta pudimos dar en otras pistas, pero que no conseguimos”. Teniendo en cuenta la victoria del Bada Huesca sobre el Sinfín, el equipo que logre la victoria tendrá varias jornadas de tranquilidad clasificatoria.

Tres dudas tiene el Viveros Herol Nava para afrontar este choque. Yeray sufre un problema en la mano desde el 16 de enero, y su participación en el partido está en el aire. El extremo Nicolo D’Antino se ha recuperado de sus molestias musculares, y podría disponer de minutos, mientras que el pivote Darío Ajo sufrió una fuerte contusión costal en el último amistoso frente al Ciudad de Logroño, y aunque su evolución es positiva porque se descartó la fisura en alguna de sus costillas, será duda hasta última hora, y si juega. Por parte vallisoletana, el club anunció que será baja Álvaro Martínez.