El centrocampista del CD La Granja Vitolo conduce el esférico ante la presión de varios rivales. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Con un punto se tuvo que conformar el La Granja en el duelo en San Amaro frente al Real Burgos, uno de sus rivales directos en la lucha por eludir los puestos peligrosos de la general. El combinado anfitrión se mostró más ambicioso que los segovianos en busca del triunfo y terminó el partido en el área visitante, pero no anduvo fino en los últimos metros para rematar la faena. Los granjeños pudieron incrementar su cuenta goleadora antes de llegar al descanso, aunque su bagaje ofensivo en el segundo acto fue prácticamente inexistente. El autor del tanto del conjunto de Carlos Fonseca fue obra de Vitolo.

La igualdad en la zona ancha marcó el desarrollo de la contienda en los primeros minutos de juego. Fueron los burgaleses quienes desataron las hostilidades cuando no se había cumplido ni el primer minuto de juego. Un centro de Callum entre los centrales dejó solo a Castro frente a a Loren, que le ganó la partida en el mano a mano. Llegaban, llegaban y llegaban a la portería rival, pero la actuación de la defensa desbarataba las ocasiones, las cuales no terminaban de materializarse y de cambiar el resultado en el marcador.

Tuvo que esperar La Granja hasta el cuarto de hora de partido para llegar con peligro al área local en una buena llegada de Mario por la izquierda que concluyó con un pase atrás. Moreno, llegando desde atrás en posición inmejorable, disparó blando y al centro sin poner en apuros a Ibai. Advertían de este modo a su rival de que el gol estaba a llegar. Peligrosos y rápidos, las ocasiones continuaba.

Tras el aviso llegó el 0-1 después de una indecisión de la zaga rojipardilla. Vitolo recogió un balón y su disparo tocó en el poste y acabó superando al meta del Real Burgos. Con muy poco se habían adelantado los segovianos, que sin embargo se quedaron acto seguido sin Moreno por una luxación de hombro. Y bien que lo notaron los granjeños, por los anfitriones comenzaron a hacerse con el dominio del esférico en la medular. Controlaban y medían el tempo. El partido transcurría entonces a su ritmo y su participación era clara.

Los locales fueron ganando presencia en campo segoviano. En el 29 René se plantó ante el mejor de los visitantes, Loren, que volvió a salir victorioso del uno contro uno con el delantero rojipardillo tras un balón en largo de Carolo que no logró introducir dentro de la red. Poco después, en los mejores minutos del Real Burgos, llegó el tanto del empate en una buena acción por el costado derecho. Iván llegó hasta casi la línea de fondo y puso un balón en bandeja para su compañero Castro, que solo tuvo que empujar el cuero en el segundo palo para igualar el marcador para alegría de todo el banquillo, que llevaba tiempo a la espera de ver cómo daban resultado los cambios tácticos.

La réplica de La Granja fue inmediata en un gran servicio interior de Lázaro que permitió a Cristian plantarse solo ante Ibai. Su disparo cruzado lo detuvo con solvencia el meta rojipardillo. El encuentro estaba vivo y el público disfrutaba del intercambio de ocasiones. Y justo antes del descanso fue el Real Burgos quien tuvo el 2-1 en un centro de Callum que prolongó de tacón René para dejar solo a Castro frente a Loren. El cancerbero de La Granja abortó nuevamente el peligro y no permitió que se avanzaran en un empantanado partido.

Tras el paso por los vestuarios ambos rivales reforzaron sus entramados defensivos y se mostraron más interesados en mantener a salvo su portería que en buscar la contraria. Y las ocasiones se contaron con los dedos de una mano. Y sobraron varios. Por parte segoviana apenas se pudo contabilizar un cabezazo desviado de Lázaro en el segundo palo a centro de Jona desde la izquierda. Y por el bando local una falta botada por Pablo que se perdió por encima del marco. Ya en el tiempo de descuento Castro cabeceó al larguero una falta lateral botada por Taborda.