Andrés Moyano dispara a portería ante la mirada de Carlos Villagrán durante el duelo disputado en Huerta del Rey. AMADOR MARUGÁN
Andrés Moyano dispara a portería ante la mirada de Carlos Villagrán durante el duelo disputado en Huerta del Rey. AMADOR MARUGÁN

Es el sino de los duelos entre Valladolid y Nava. Igualdad hasta el extremo. En Nava empate a 29. En Huerta del Rey a 28. Dos clubes que conocen todo del otro. El Viveros Hero Nava sacó un punto en tierras vallisoletanas que se antoja insuficiente para salir de la zona de promoción por evitar el descenso, el antepenúltimo puesto, y que sabe agridulce porque llevó el mando durante la mayoría del partido. Eso sí, a falta de minuto y medio, el equipo de Zupo iba ganando por dos (26-28), sin embargo, dos acciones erróneas a la hora de lanzar a portería lastraron el trabajo anterior. Y gracias, porque a Álvaro Martínez se le escapó un balón en la última acción que pudo ser aún peor.

El choque arrancó con control y marcaje férreo de los dos equipos, sabedores de todo lo que había en juego. Con primeras ventajas para los naveros gracias a los goles de Moyano y Villagrán que se aprovecharon del desfase en el lateral izquierdo vallisoletano para encontrar la primera vía para anotar (2-4 minuto 6). El técnico del Nava, Zupo Equisoain apostaba por una defensa cerrada con 6-0, mientras que su homónimo, David Pisonero no tenía más remedio que hacerlo con un 5-1 con Camino intentando cerrar los ataques de Carlos Villagrán que era el estilete goleador en los primeros minutos lo que permitió abrir una renta de cuatro (4-8 minuto 11).

Esto provoco el primer tiempo muerto del entrenador vallisoletano. Al contrario que en otros encuentros, la defensa del Nava estaba concentrada y muy intensa, jugando al límite, pero sabiendo tapar todas las acciones del rival. Sin embargo, cuatro paradas consecutivas de Lamariano y las acciones con velocidad del Valladolid, provocaron la reducción de la renta a 8-9 (minuto 19) tras un parcial de 5-2. Zupo lo frenó con un tiempo muerto que se vio contrarrestado por las exclusiones de Tsanaxidis y Carro, que devolvieron la ventaja al equipo local (12-11 minuto 24). Mientras, Yeray, el mejor portero de la historia de Nava, era infranqueable. Nava sumaba otra piedra en su mochila con la tarjeta roja de Rosales, que cumplió con la misión que le encomendó Zupo hasta que fue ‘pillado’ por los árbitros. Al descanso, 15-15

La segunda parte vivió un comienzo muy parecido al final. Una defensa al límite de Nava que se sumaba el recital de Patotski que provocaba que en cinco minutos el marcador solo aumentara en un tanto para cada equipo (16-16 minuto 35). El juego trabado, con mucho contacto, evitaba poder ver un juego con circulación ni velocidad, algo que favorecía al Nava, que exprimía al máximo sus acciones, aprovechando los huecos en el centro de la defensa.

Así, el conjunto segoviano era capaz de mantener una renta que oscilaba entre uno y dos goles. Pisonero volvió al 5-1 para la recta final mientras Zupo seguía pidiendo ataques largos. A falta de diez minutos todo seguía igual (23-23), y el navarro se encomendó a Darío Ajo, recién llegado. De un posible 24-27 con un lanzamiento al larguero de Vujovic se pasó al 25-26 con tanto de Serrano.

Un tanto de penalti de Marugán dejó a falta de dos minutos el 26-28 parecía que lo más complicado se había conseguido. Tiempo muerto de Pisonero para cambiar a una defensa mixta que se atragantó a los naveros cuando más falta hacía. Fallo en ataque de Villagrán y además golpe para el central, que tuvo que ser auxiliado, y por culpa de la norma de Asobal tuvo que estar tres jugadas fuera, y eso se acusó. Los goles de los hermanos Camino frente al fallo de Horiha en la penúltima acción dejaron el marcador, una vez más, en tablas. El ADN de los duelos autonómicos que en este caso dejó un sabor agridulce para ambos lados.

Zupo hizo una valoración agridulce. “Me voy con la sensación de que hemos perdido un punto, a pesar de que para nosotros es muy bueno pensando en que nos queda otro para evitar el descenso directo. Si queremos eludir la promoción, tendremos que ganar los dos de casa ante Huesca y Anaitasuna”.