futbol aviles segoviana DSC 8905
Javi Borrego celebra el tanto inicial de la Segoviana en el campo Ramón Suárez Puerta. / JUAN MARTÍN - GIMNÁSTICA SEGOVIANA

La Gimnástica Segoviana evoluciona favorablemente en la Segunda Federación. En un guion que siguió casi al pie de la letra las expectativas de su entrenador, Manu González, los segovianos sumaron su primer punto de la temporada a domicilio. Lo hicieron en tierras asturianas en una de las capitales de la revolución industrial española; tanto es así, que el club lleva la etiqueta Industrial como apellido. Y la Segoviana, acorde con la tradición, supo ponerse el mono de trabajo.

Lo cierto es que el salto de nivel que busca la Segoviana manteniéndose por primera vez en una categoría por encima de la Tercera División exige aprender de los errores. González subraya, con razón, que son contextos completamente distintos, pero el cuadro azulgrana se redimió de la derrota abultada en la jornada inicial en el barrio madrileño de El Pilar ante el Adarve (4-1) con una actuación solvente a domicilio: aguantando bien compactado, sin conceder alegrías al rival y aprovechando sus tramos de dominio para trasladarlos al marcador. El Pilar era una caja de cerillas y Avilés ofrecía un campo de dimensiones similares a La Albuera, es cierto. Pero no lo es menos que las camisetas azulgranas ofrecieron una versión mejorada respecto a dos semanas atrás.

Un duelo equilibrado

Las tablas fueron un resultado justo entre una Segoviana que fue mejor en el primer acto y un Avilés que apretó tras el descanso, gozando de ocasiones muy claras para decantar el choque de su lado. Borrego inauguró muy pronto el marcador en una transición en la que se apoyó con Conde antes de batir a Mario con un preciso disparo. La igualada la firmó Natalio antes del descanso tras un control con el pecho y un remate a la media vuelta que tocó en Rubén antes de perforar la meta azulgrana. Carmona evitó el segundo tanto avilesino con una parada plena de reflejos a cabezazo de Estellés y el palo evitó un gol olímpico de Juanmi. Una intervención que, a la postre, valió un punto.

Los de Manu González salieron con las ideas muy claras al terreno de juego del Suárez Puerta. Con una disposición táctica muy versátil y presión alta, cortocircuitaron desde el inicio la generación del juego de los de Chiqui de Paz. Y, además, golpearon a la primera, lo que siempre es una ventaja. Javi Borrego inició en su propio campo un ataque que más pareció un contragolpe. Encontró pasillo por el costado izquierdo, se apoyó en Conde, que le devolvió el balón al primer toque, se internó en el área, se perfiló para su pierna diestra y superó a Mario con un preciso remate curvado que hizo inútil la estirada del portero blanquiazul.

Apenas habían transcurrido cinco minutos y el Avilés acusó el golpe. Incapaz de generar jugadas trenzadas, lo fio todo al juego en largo. Primero, en una contra en la que Vidorreta penetró con potencia, aunque su remate se marchó desviado. Luego, en una jugada de estrategia, una falta lejana que tocó Prendes en el segundo palo y que remató Natalio en plancha, afortunadamente lejos de los tres palos.

A la tercera fue la vencida. Rubén colgaba desde su banda izquierda un balón al corazón del área, donde Natalio controlaba con el pecho antes de volear con su zurda. La mala suerte quiso que el cuero golpeara en Rubén Yubero, quien desvió involuntariamente la trayectoria, lejos del alcance de Carmona. Con empate a uno y la sensación de haber desperdiciado una buena oportunidad para dejar el encuentro encarrilado, se llegó al tiempo de descanso.

futbol aviles segoviana DSC 8980
Carmona desvía un cabezado de un jugador del Avilés. / GIMNÁSTICA SEGOVIANA

El Avilés se anima

Tras la reanudación, el técnico local retiró a Fernando e incorporó al incisivo Cedrick Mabwati, que cambió a su equipo, al menos en ataque. Empezó a apretar el conjunto industrial y la Gimnástica se vio obligada a recular para salvaguardar el área de Carmona, que se multiplicó junto a sus zagueros para evitar el segundo tanto industrial. Sobre todo, en un cabezazo a bocajarro de Estellés, desde el área pequeña a la salida de un córner, al que respondió con reflejos felinos.

Los cambios introducidos por ambos técnicos estabilizaron el choque. El paso de los minutos empezaba a hacer mella y en la media hora final no hubo ninguna jugada digna de mención con el balón en juego. Lo único reseñable fue una tentativa de gol olímpico de Juanmi, cuyo saque de esquina desde la derecha del ataque avilesino, cerradísimo se estrelló en el palo corto. Pese a que De Paz revolucionó su once, introduciendo tres cambios a la vez para tratar de ganar el partido en un arreón final, Manu supo responder introduciendo en dos tandas a Adeva, De la Mata, Nogueira, Rafa Llorente y Borao.

Las fuerzas estaban ya muy justas y sobre todo los azulgranas parecieron dar por bueno un empate que sabe a gloria tras el revolcón en la jornada inicial frente al Adarve. Al Avilés tampoco le quedaban ya muchas fuerzas y fue incapaz de volver a inquietar la portería de Carmona. Cuatro puntos sobre nueve posibles para una Segoviana que en la próxima jornada recibirá al Arosa SC en La Albuera.