dep3 1 rociopardos web
Imagen del encuentro que disputaron Segosala y Villacañas en el Pedro Delgado./ ROCÍO PARDOS

El Segosala se ha empeñado en convertirse en el equipo revelación de la Segunda División femenina de fútbol sala, y cuando todavía quedan algunas jornadas para el final de la primera vuelta no solo tiene prácticamente asegurada la permanencia sino que comienza a soñar con poner las cosas complicadas a referencias de la categoría como pueden ser el Almagro, o el Teldeportivo.

En la mañana del domingo, el equipo que dirige Agustín Pérez disputó en el Pedro Delgado el encuentro aplazado de la duodécima jornada de competición que le debía enfrentar al Villacañas toledano, y consiguió una victoria por 2-0 tras jugar una gran primera parte que si acabó con un empate sin goles fue por la excelente actuación de la portera visitante, y una segunda en la que supo aguantar los ataques de un rival que por momentos se vino arriba, para sentenciar el partido en un contragolpe y una acción individual.

El conjunto segoviano salió muy enchufado al partido, y en apenas dos minutos ya había puesto a prueba en un par de ocasiones a Aránzazu, imbatible en el mano a mano ante las jugadoras segovianas que llegaban en buena posición a las zonas ofensivas, pero sin conseguir superar la última barrera y llegar al gol.

Acumulando ocasiones

No fue por falta de oportunidades, porque hasta media docena de ocasiones muy claras sumaron las de Agustín Pérez, incluyendo un lanzamiento al palo de Laura frente a un rival que en muy pocas oportunidades conseguía llegar a los tres cuartos de cancha con el balón controlado y que sumó su primer remate a portería a tres minutos para el descanso, con un lanzamiento de Rocío que se marchó muy lejos de la portería de Sonia, que dejó todo el trabajo por hacer para la segunda parte.

El Segosala acumuló ocasiones, pero no goles, en un primer tiempo que acabó con un peligroso 0-0, un gran resultado para el Villacañas, que tras el descanso se mostró menos timorato sobre la pista y avanzó líneas creando problemas en la salida del balón de las locales y obligando a Sonia a intervenir a un par de oportunidades, sobre todo tras un remate a la escuadra de Nerea que desvió a córner.

Valle abrió la lata

Con más espacios sobre la pista porque ni unas ni otras renunciaban al ataque, el Segosala encontró el premio después de que Valle culminara un contragolpe de dos para uno bien llevado por Míriam. El Villacañas siguió apretando, pero con el marcador a favor las locales se esforzaron en defensa para cerrar los espacios, y a dos minutos para el final, Mónica recogió un balón en el centro de la cancha tras un saque de banda, encaró a su rival en el uno para uno y encontró el espacio suficiente para enganchar un lanzamiento ajustado al palo imposible de parar para Aránzazu.

Quiso el equipo visitante apretar aún más con el portero-jugador, pero Segosala no dio más opciones que un remate al palo de Laura cuando el partido consumía sus últimos segundos. La victoria, octava de la temporada para el equipo segoviano, refrenda la gran temporada que está realizando un equipo al que todavía no se le adivina el techo. Y eso es lo mejor.