Publicidad

Después de varias semanas en las que hubo pocas certezas y muchas dudas, amén de varios errores graves de comunicación que no contribuyeron a aclarar demasiadas cosas, los integrantes del grupo inversor que pretende convertir a la Gimnástica Segoviana en Sociedad Anónima Deportiva presentaron su proyecto a los socios, que acudieron en buen número, aunque quizá no tantos como en la última votación, al salón de actos del Instituto Andrés Laguna.

Cuatro gestores con muchos años de experiencia, Pedro Moreno, Pedro Trueba, Rafa López y Ramón Riva, asistidos por el abogado José Lasa, que fue jugador profesional de baloncesto enrolado en las filas del Real Madrid, fueron los encargados de desgranar el proyecto ante una audiencia que escuchó con atención, preguntó todo lo que le interesó, con mayor o menor vehemencia, y se encontró con respuestas que a algunos convencieron, y a otros no. Como se esperaba.

Pedro Moreno, con 30 años de experiencia en el Grupo Santander, del que llegó a ser vicepresidente de Administración y Finanzas de Santander México, es el líder del proyecto y quien comenzó la exposición señalando que “me encanta el fútbol y quiero emplear todos mis conocimientos en un club como la Segoviana”, dejando clara la idea con la que parte: “Queremos subir a la Segoviana a Segunda División en cinco años”.

LAS PREMISAS

El grupo presenta tres premisas clave para su entrada en el club, como son la lógica conversión en SAD, la entrada como socio mayoritario, y el mantenimiento de Agustín Cuenca como presidente de la Segoviana, así como de la mayoría de los actuales miembros de la Junta Directiva. Además, se reflejaría un compromiso en los estatutos de la sociedad que el club no saldría de Segovia.

Los compromisos pasan por no cambiar al club de ciudad, ni tocar su escudo ni sus señas de identidad, hacer la inversión de manera totalmente transparente, con cuentas auditadas, y realizar esa inversión en euros, un hecho que fue el caballo de batalla de un buen número de las preguntas de los socios, puesto que dos de los miembros del grupo inversor forman parte de Team Owner, una sociedad que pretende encontrar inversores para pequeños clubes de fútbol empleando los ‘tokens’ o monedas virtuales.

Moreno y sus compañeros de proyecto desvincularon de manera total, y en repetidas ocasiones, el proyecto que tienen con la Gimnástica Segoviana del de Team Owner, reflejando en todas las ocasiones en las que se les requirió, que toda la inversión se realizará en euros “que saldrá de nuestros bolsillos”.

Los gestores aseguraron que toda su inversión en el club se realizará en euros “que saldrá de nuestros bolsillos”

El grupo inversor pretende que el capital inicial con el que se convierta el club en SAD sea de 400.000 euros (el precio de la acción sería en un principio de 300 euros), y en cuanto se dieran de manera correcta todos los pasos para la conversión, algo que podría producirse en un plazo de nueve meses, se duplicaría el presupuesto anual en el apartado de fichajes y sueldos de jugadores, hasta llegar a los 300.000 euros. Además, en el caso de que el equipo ascendiera a Segunda División B, la inversión aumentaría hasta los 750.000 euros, existiendo la posibilidad de que esas cantidades puedan ampliarse.

Además, también existe la intención de mejorar las instalaciones, y aplicar las nuevas tecnologías a la estrategia deportiva. Precisamente es en ese ámbito donde entra la empresa Teknei de la que procede Rafa López, que también dejó claro que “Teknei nunca ha querido comprar la Segoviana. He sufrido acoso personal, y mi empresa ha sufrido pintadas cuando lo único que ha hecho ha sido esponsorizar al equipo”.

Las preguntas de los socios evidenciaron las diferencias que existen entre los que apuestan por la conversión, y los que la rechazan, y las ganas del grupo inversor de poner coto a los rumores (alguno de ellos confirmados por los propios gestores en entrevistas anteriores) que llevaban a la Segoviana a gestores de trayectoria controvertida como son Álex Aranzábal o Javier Jiménez, que en declaraciones de los miembros del grupo inversor no vendrán al club.

SE PUEDE VOLVER ATRÁS

Además, el abogado José Lasa abrió una puerta a que, si el proyecto sale mal, la Segoviana pudiera volver a convertirse en club deportivo al seálar que “solo con pasión no vamos a llegar a segunda, hay que invertir, y difícilmente ningún club que no sea SAD va a subir a Segunda División. Se puede volver atrás, el problema es la licencia federativa, por lo que si el proyecto sale mal, lo peor que puede pasar es que volvamos a estar donde estamos ahora, en Tercera División como un club”.

Una de las cuestiones más interesantes que se presentaron en este apartado de preguntas de los socios llevó a plantear al grupo inversor la posibilidad de incluir en sus estatutos la posibilidad de que algunos acuerdos requirieran una mayoría cualificada, para dar valor a los accionistas minoritarios. Los socios ya conocen el proyecto, y ahora tendrán algunas semanas de margen antes de votar si aceptan convertir a la Segoviana en Sociedad Anónima Deportiva, o prefieren continuar como están.