Siete días después de llevarse el alegrón de la temporada, recuperando en Becerril de Campos el liderato de la competición, el Unami volvió a ceder la primera plaza, tras empatar a cero en su partido frente al Turégano en el campo de La Albuera, víctima de su falta de acierto en el remate, puesto que los jugadores que dirige Gonzalo del Valle se encontraron en varias ocasiones con los postes, pero también tuvieron enfrente a un rival que contó con su portero Guille como salvador en más de una oportunidad.

El Turégano necesitaba puntuar en La Albuera para mantenerse con opciones de jugar la fase de ascenso, y más teniendo en cuenta la victoria del San José, que le había adelantado en la clasificación. Así que los dos conjuntos segovianos tenían mucho por lo que pelear, y el partido fue exactamente eso, una pelea deportiva entre dos equipos que tenían mucho que ganar, y que perder, en el envite.

PUNTERÍA MEJORABLE

La primera parte tuvo más alternativas que la segunda, porque el Unami llevó la iniciativa pero el Turégano se mostró muy ordenado en el aspecto defensivo, y siempre buscó a Guti para generar peligro. La primera gran ocasión local fue doble, ya que la defensa sacó a córner un envío de Quino que Kobi se disponía a rematar en el área pequeña, y tras el saque de esquina Domingo remató de manera espectacular al larguero.

Apretó el equipo de casa a partir del ecuador de la primera parte, pero todas sus ocasiones acababan lejos del marco defendido por Guille. La oportunidad más clara hasta el descanso la volvió a tener Domingo, pero su lanzamiento cruzado desde la frontal volvió a encontrarse con el poste, y se marchó por la línea de fondo.

Si en la primera mitad el dominio había sido alterno, tras el descanso el Unami dio otro paso adelante, obligando al Turégano a juntar más las líneas cerca de su área, buscando alguna acción al contragolpe que no terminó de ser clara.

Con Quino volviendo a ser el eje sobre el que pivotaron las acciones ofensivas del conjunto azul, que pisó el área tureganense con mucha más asiduidad y evidente peligro. Tanto fue así que la defensa visitante tuvo que emplearse a fondo despejando un balón que Alcubilla iba a rematar a gol. Poco después Kobi regateó a Guille, pero el balón se le fue demasiado largo y acabó perdiéndose por la línea de fondo. Y escasos minutos más tarde de nuevo Kobi, en inmejorable posición para marcar, enviaba al palo su remate con Guille ya superado.

 

ECHANDO EL RESTO

Sabedores de que el Becerril vencía en su partido en Villarcayo, redoblaron sus esfuerzos en busca del gol, dejando más espacios atrás que el Turégano no estuvo lejos de aprovechar. Pero de nuevo las ocasiones más claras fueron para los de casa, que tuvieron el 1-0 en las botas de Alcubilla. Pero el delantero local remató al centro y Guille salvó el gol, que casi llega en la portería de Víctor tras un saque de esquina que de segundas cabeceó Morata ligeramente desviado. Para acabar, otro cabezazo, este cercano de Jorge Andrés, acabó en las manos de Guille en la última acción de un partido que acabó con reparto de puntos.