01 1 web 2
Una máquina, trabajando en el Complejo Deportivo Pedro Muñoz para instalar la iluminación. / EDUARDO REDONDO

El Open Castilla y León ha sobrevivido a muchos avatares y algún que otro mal momento que ha estado a punto de acabar con la historia del torneo. Sin embargo, la ‘obra’ como la catalogó Pedro Muñoz durante tantos años, siempre ha logrado salir adelante, y el último ejemplo de ello surgió en la pasada edición, cuando el fallecimiento por el Covid del fundador del torneo y los rigores de la pandemia pusieron al Open tan contra las cuerdas que a un mes de iniciarse la edición de 2021 no había ni una sola certeza de que pudiera celebrarse.

Sin embargo, el Open salió adelante y lo hizo con fuerza pese a que no pudiera celebrarse el torneo femenino. Y esa fuerza que ha vuelto a adquirir el torneo se evidencia en el impulso que desde el Ayuntamiento de El Espinar se realizará en las instalaciones del Complejo Deportivo Pedro Muñoz.

Obras son amores

El consistorio espinariego, con Javier Figueredo a la cabeza, ya ha comenzado a instalar la nueva iluminación para el recinto, que consta de dos postes de 15 metros cada uno, con nueve proyectores de 200 watios cada uno, con el que se logrará tener una iluminación general del complejo y se podrán disfrutar durante más horas al año de las pistas deportivas, y que tiene un presupuesto de 30.000 euros.

Además, en próximas fechas se llevará a efecto la construcción de una pista de pádel para su uso durante once meses al año, que podrá desmontarse para que pueda instalarse en el recinto la zona de restauración durante la semana del torneo.

¿Una nueva pista central?

Además, va tomando cuerpo la creación de una nueva pista en el complejo deportivo espinariego, con la que se abriría de par en par la posibilidad real de compaginar el torneo masculino con el femenino en el mismo recinto, algo que no pudo llevarse a cabo en la pasada edición por las restricciones sanitarias pero que siempre ha sido la intención de la organización del Open.

En un principio, la intención pasaba por que esa nueva pista se convirtiera en la pista central del torneo, pasando la que actualmente es la central a ser la pista 1 manteniendo las gradas, pero hecha la consulta con la ATP, esta señaló que todas las pistas debían tener la misma orientación, por lo que esa idea de crear una pista central se ha quedado de momento en suspenso, aunque la pista se construirá con seguridad.

Para finalizar, está prevista una reunión a cuatro bandas en la que estarán presentes los representantes de la Junta de Castilla y León, de la Diputación Provincial, del Ayuntamiento de El Espinar y de la organización del torneo. La intención de todas las partes es que el nuevo impulso traiga consigo la consolidación definitiva del ITF Femenino, y el retorno del Challenger masculino a los niveles anteriores a la pandemia.