El jugador del Balonmano Nava Oleg Kisselev se dispone a tirar a puerta. / A. MARUGÁN
Publicidad

Doce puntos. Esa es la cifra con la que se viene manejando el Viveros Herol Nava desde que cerrara el pasado año con una victoria en Huesca, y que le aporta una enorme tranquilidad a la hora de afrontar la segunda vuelta de la Liga Sacyr Asobal, que comenzó con el disgusto de la derrota en el Huerta del Rey frente al Recoletas Atlético Valladolid, en un encuentro igualado que se decantó del lado local.

Esa tranquilidad fue la que quisieron evidenciar tanto Dani Gordo como Agustín Casado en la previa del partido que en la mañana de hoy (12.30 horas) le medirá al Balonmano Granollers en el Guerrer@s Naver@s, en una nueva oportunidad para el conjunto segoviano de acercarse a esos veinte puntos que se aparecen en el horizonte como los necesarios para conseguir la permanencia en la categoría.

El deseo de toda la familia navera desde hace tiempo viene siendo el mismo: “Que nos respeten las lesiones”. Pero en este reinicio de competición no se está cumpliendo este deseo, puesto que si hace dos semanas era Darío Ajo quien sufría la mala fortuna de fisurarse un par de costillas tras un golpe en el amistoso ante el Ciudad de Logroño, hace siete días fue Ernesto Sánchez quien cayó lesionado ante el Atlético Valladolid. Dos lesiones en las dos posiciones en las que menos recambio tiene el equipo.

Con la vista en la cantera

De esta manera, la cantera navera vuelve a tomar protagonismo. La más que presumible ausencia de Ernesto en el partido será suplida por Samir Montes, del que Dani Gordo reflejó su internacionalidad con Marruecos, mientras que la previsible de Darío Ajo llevará al joven Pablo Herranz a volver a formar con el primer equipo intentando echar una mano en el pivote, porque en esa posición solo se maneja de manera específica Andrés Alonso, y en algún momento habrá que darle descanso. La opción de situar en los seis metros a Oleg Kisselev no deja de ser una solución de emergencia, pero nada más, aunque el jugador ponga todo de su parte por ayudar al equipo en esa posición. Y es que el hecho de no poder apoyarse en el juego del pivote afecta en gran medida al ataque del equipo.

Hasta Nava de la Asunción llega el Fraikin Granollers, uno de los históricos de la Asobal que comenzó la temporada de manera algo dubitativa, pero que con el paso de las jornadas ha ido alcanzando el nivel que se le supone a una plantilla que lidera en el aspecto realizador el internacional Adriá Figueras, aunque Dani Gordo dejó muy claro que el equipo catalán es mucho más que el pivote: “La diferencia entre Granollers y Nava es complicada de enjuagar. No solo es Figueras, es Bonanno, es Osvaldo, es Márquez, es Tarrafeta… el rival no es solo un jugador, sino un equipo con una filosofía que siempre es la misma desde hace años. Para igualar todo eso necesitaremos el empuje de la grada, el planteamiento del partido, meter una marcha más de lo normal, hacer cosas que en un momento dado les puedan sorprender… a eso tenemos que agarrarnos con uñas y dientes”.

Si los dos puntos que se pusieron en juego en Valladolid eran oro, no tienen menos valor los que mañana se disputarán Balonmano Nava y Fraikin Granollers. Dani Gordo tiene claro que “ningún equipo de nuestra liga va a ganar los partidos de diez goles. Las diferencias son mínimas y los partidos se deciden en detalles”, así que hay que cuidar esos detalles para que en los finales de los encuentros la ventaja no acabe siendo para el rival. La distancia con el descenso aún es grande, tanto en puntos como en puestos, pero cuanto antes se vuelva a sumar, mucho mejor.

Homenaje a Figueras

La afición del Balonmano Nava realizará en los prolegómenos del partido un pequeño homenaje a Adriá Figueras por la consecución del campeonato de Europa de balonmano con la Selección Española, en otro acto que refleja el soplo de aire fresco que han traído los seguidores del conjunto segoviano a la Liga Asobal, y que poco a poco se está contagiando a otras canchas de España, como la del Ademar de León.