futbol segoviana juvenil dh fuenlabrada
Imagen del encuentro disputado por la Segoviana frente al Fuenlabrada en el Mariano Chocolate. / NEREA LLORENTE

La Gimnástica Segoviana juvenil realizó un buen encuentro en los Anexos frente al Real Valladolid, pero de nuevo un error puntual le condenó a la derrota frente a un oponente al que maniató durante muchos minutos, y que solo se sintió cómodo en el tramo final, cuando los azulgranas ya se habían lanzado al ataque en busca de la igualada.

El trabajo del conjunto de Tito Domingo a lo largo del choque fue excelente en la faceta defensiva, con los jugadores bien posicionados sobre el terreno de juego, impidiendo que su oponente pudiera elaborar jugadas más que en los envíos en largo, si bien es cierto que los de casa dispusieron de algunas oportunidades que, sin ser del todo claras, si obligaron a la línea defensiva gimnástica a estar siempre concentrada.

Falta de entendimiento

Y fue precisamente una falta de concentración la que condenó a la Segoviana a la derrota. Un envío en largo hacia Canario parecía claro para que Oliva pudiera despejar la pelota sin contemplaciones, pero la falta de entendimiento que se generó entre el portero y su compañero de la zaga terminó con ambos en el suelo tras chocar entre ellos, y el esférico suelto para que Canario empujara el 1-0.

Acusó el golpe el equipo segoviano, que hasta el final de la primera parte no dispuso de oportunidades claras para igualar el choque. Pero tras aclarar las dudas en el vestuario, la Gimnástica salió con la intención de dominar a su rival en un segundo tiempo en el que los de Tito se acercaron con peligro a la portería de Casillas, pero sin el colmillo en ataque suficiente como para empatar el encuentro.

Con el paso de los minutos el Real Valladolid fue volviendo a hacerse con el mando del encuentro, controlando mejor los intentos de los azulgranas, y llevando peligro en las contras porque la Segoviana iba adelantando las líneas, aunque las oportunidades tampoco fueron demasiado claras, salvo un lanzamiento al palo del vallisoletano Daniel con el tiempo casi cumplido. Así se cerró la segunda derrota de la Segoviana, fruto de un error que en estas categorías siempre se paga.