Publicidad

La Selección de Castilla y León de balonmano juvenil masculina terminó haciéndose con la medalla de bronce en el campeonato de España de Selecciones Autonómicas (CESA), que se celebró en Cantabria durante las fechas navideñas. Todo un éxito para el balonmano autonómico en general, y para el segoviano en particular, puesto que cuatro de los integrantes del equipo juvenil son segovianos que proceden de la cantera del Balonmano Nava, Ángel Pescador, Óscar Marugán, Javier Gómez y Pablo Herranz.

No hubo demasiado tiempo para recuperarse del disgusto que supuso la derrota en las semifinales de la competición frente a la Selección de Madrid en un encuentro que pudo haber tenido un desenlace diferente, la Selección de Castilla y León saltó de nuevo a la cancha para pelear por la medalla de bronce de la competición ante Andalucía, que había caído con claridad en la otra semifinal frente a Cataluña.

El encuentro estuvo controlado durante muchos minutos por el equipo castellano-leonés que entrena Iñaki Malumbres, que repartió minutos de juego, consciente de que el encuentro tenía muchas posibilidades de romperse en la segunda parte. Así su equipo mantuvo la delantera en el electrónico desde los primeros minutos del choque, con unas diferencias que comenzaron siendo de cuatro goles, pero que posteriormente fueron menguando hasta llegar al empate con el que se llegó al descanso.

EL MOMENTO DE ROMPER EL PARTIDO

Andalucía llegó incluso a ponerse por delante en los primeros compases de la reanudación, pero fue un espejismo, puesto que Castilla y León no solo recuperó el terreno perdido, sino que puso goles de por medio con un primer parcial de 6-1 en el que la aportación de Javi Gómez fue importante con dos goles consecutivos.

Con cuatro tantos de diferencia, la Selección castellano-leonesa se colocó a un paso de romper el partido, algo que logró poco después consiguiendo seis goles de renta (18-12) con el tanto conseguido por Óscar Marugán mediado el segundo período.

Después de hacer lo más difícil, solo restaba saber ‘jugar’ con la diferencia, y pese a que Andalucía apretó lo suyo en el tramo final, finalmente el 24-21 le dio a Castilla y León un merecido tercer puesto en el Campeonato de España de Selecciones, y a los cuatro jugadores naveros la medalla de bronce.