El Viveros Herol Nava está afrontando su tercera campaña en la Liga Asobal con un calendario que le ha ‘obligado’ a ser muy fuerte en sus partidos como local si quiere sumar los puntos necesarios para afrontar con opciones la segunda parte de la competición, puesto que los desplazamientos que tiene que afrontar el equipo navero en esta primera vuelta son de mucha exigencia.

Tanto es así que en las seis primeras jornadas de competición el Balonmano Nava ya ha visitado las canchas del FC Barcelona y del Balonmano Logroño, actualmente los dos conjuntos más fuertes de la competición junto con el Puente Genil, precisamente el equipo al que rendirá visita el cuadro segoviano el próximo fin de semana, en su segundo desplazamiento consecutivo.

De esta manera, y teniendo en cuenta que el equipo solo ha tenido un mal partido de verdad, que fue el que le llevó a la derrota en la cancha del Sinfín, el Viveros Herol atesora fuera de casa números de equipo que lo pasará mal para mantener la categoría.

En casa todo es luz

Pero todo cambia cuando el conjunto de Zupo Equisoain se pone el ‘traje de andar por casa’, puesto que cuenta sus tres partidos como local por victorias, sumando los seis puntos en juego frente a Cangas, muy en forma tras la derrota en Nava, el Antequera que será un directo rival por la permanencia, y el Ademar de León en la victoria de calidad que de momento libera al equipo de apuros clasificatorios.

Teniendo en cuenta que la permanencia se cifra esta temporada en el entorno de los veinte puntos, sumar tres victorias más antes de que concluyera la primera vuelta pondría al equipo de Nava de la Asunción en muy buena disposición para firmar una temporada razonablemente tranquila.

Evidentemente decirlo es muy fácil, pero no hay que olvidar que los próximos rivales son Puente Genil, Bidasoa Irún, Incarlopsa Cuenca y Granollers, y aunque irundarras y catalanes jugarán en el Guerrer@s Naver@s, si se flojea un poco en casa entra dentro de lo posible que el equipo pueda firmar un ‘0’ en los próximos cuatro encuentros, lo que sí le pondría en una situación en la tabla algo más comprometida.

Mejor de lo que dicen los números

La categoría de los oponentes fuera de casa está marcando la tendencia del equipo en lo que al apartado defensivo se refiere, ya que el Barcelona le marcó 44 goles, por 41 el Balonmano Logroño. Lo curioso de ambos encuentros fue que el Balonmano Nava llegó a aguantar en el marcador tanto al equipo blaugrana, que alcanzó su renta en los minutos finales, como al riojano, ya que en ambos partidos logró marcar 34 goles, una cifra que suele ser sinónimo de victoria en los encuentros fuera de casa, salvo frente a estos conjuntos.

El FC Barcelona le marcó al Nava los mismo goles (44) que la suma de los que le anotaron Cangas y Antequera en el Guerrer@s Naver@s

Todo ello cambia en los partidos de casa, donde el promedio de goles encajados es mucho menor. Y es que la defensa segoviana se crece jugando ante la afición, y sirva como dato que los goles que le marcó el Barça en el Palau son los mismos que la suma de los que le marcaron Cangas y Antequera. Este buen nivel defensivo está consiguiendo que el equipo pueda correr y no tenga que desgastarse tanto en los ataques posicionales. El camino a seguir es el de la fortaleza en casa, porque el calendario ha decidido que lejos de Nava siga haciendo mucho frío.

Paco Bernabéu debe esperar

balonmano nava 02
Paco Bernabéu se lanza hacia la portería del Cangas. / AMADOR MARUGÁN

No está siendo el mejor inicio para el Viveros Herol Nava en lo que a lesionados se refiere, ya que el equipo se maneja desde el inicio de la temporada con tan solo un extremo derecho, Nicolo D’Antino, ya que Paco Bernabéu se continúa recuperando de un esguince de rodilla que fue bastante más de lo que en un principio parecía, puesto que todas las articulaciones de la rodilla sufrieron una elongación que no estuvo lejos de convertirse en rotura, por lo que el jugador todavía no está en condiciones de competir, y sí de recuperarse con ejercicios de fisioterapia y fortalecimiento muscular.

Este hecho está llevando a que Nicolo lo esté jugando todo, algo que hasta la fecha no le está pasando factura al bravo extremo italiano, hasta la fecha uno de los mejores jugadores del Viveros Herol Nava, pero que preocupa al club por la sobrecarga de minutos a la que se le está sometiendo, y que a la larga puede pesarle.

Quien parece que puede llegar en buenas condiciones para el encuentro frente al Puente Genil será Adrián Rosales, que no pudo ayudar a sus compañeros frente al Balonmano Logroño por culpa de una sobrecarga en la zona lumbar que aconsejaba reposo, pero que en la jornada de ayer pudo entrenar casi con normalidad con el equipo, por lo que se espera que con el paso de los días pueda alcanzar el nivel competitivo óptimo.