Íker Casillas, adjunto al director general de la Fundación Real Madrid, cargo que ocupa desde diciembre de 2020, afirmó que “a través del fútbol se puede mejorar la vida de los niños” en la visita que realizó a la Escuela Socio-Deportiva que la Fundación del club madrileño tiene abierta en Segovia, y que cumple diez años de vida.

El mítico guardameta del Real Madrid afirmó que, gracias a la Escuela Socio-Deportiva “los chicos están jugando mientras aprenden los valores del deporte, y asimilan actitudes como el compañerismo, el respeto y la solidaridad que les van a acompañar durante toda su vida”.

Valores para toda la vida

“Como jugador del Real Madrid desde pequeño, crecí con estos valores hasta hacerme adulto, y ahora compruebo lo importante que es la motivación y el esfuerzo en todos los ámbitos de la vida y no solo en el deporte”, apostilló Casillas, que valoró el hecho de que “estos valores los acompañarán siempre porque ya forman parte de ellos, y ese escudo que comparten con millones de personas es el escudo de los que nunca se rinden, y siempre quieren hacer más por los que tienen a su alrededor, como un equipo”.

El adjunto al director general de la Fundación estuvo acompañado en su visita por la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, la concejal de Deportes, Marian Rueda, y por José García, presidente de Ecopilas, patrocinador del proyecto que la entidad tiene en Segovia, y comenzó su visita en la Casa del Deporte, continuando con el campo anexo de fútbol-7, donde le esperaban los integrantes de la Escuela, amén de un número de curiosos que poco a poco se fue haciendo más numeroso, porque Casillas sigue teniendo un ‘tirón’ más que importante entre los aficionados al fútbol.

Destinada a niños y niñas desde los 5 a los 16 años, la escuela Socio-Deportiva de la Fundación Real Madrid tiene como objetivo la integración social y la inclusión a través del deporte, y por ella ya han pasado cientos de jóvenes deportistas que han practicado el fútbol en un ambiente no competitivo

Diez años de apoyo

Luquero mostró su satisfacción por el mantenimiento de la Escuela durante toda una década, y manifestó su convencimiento de que “las administraciones públicas estamos obligadas a mantener y a respaldar este tipo de iniciativas por todos los valores positivos que tiene el deporte”.

Por su parte, el presidente de Ecopilas, José García, señaló que la fundación que preside lleva colaborando con la Escuela desde el primer día “porque se realiza una difusión de un mensaje medioambiental en combinación con el deporte y con la labor social”.

“Somos una fundación sin ánimo de lucro que se dedica al reciclaje de pilas. El año pasado recogimos más de 6.000 toneladas, y para conseguir ese objetivo se necesita difusión, culturización y formación, sobre todo destinada los niños porque son los que mejor asimilan esa información y pueden señalar a sus padres que tienen que reciclar esas pilas. Si a ello unimos los valores del deporte y el medio ambiente, nos surge una combinación perfecta como es la de esta Escuela. Los datos de estos diez años son suficientemente argumento para mostrar nuestra satisfacción por apoyar este proyecto. Estamos encantados, y puedo asegurar que el año que viene repetiremos”.

Galería, por Kamarero