Publicidad

Sigue sin solucionarse la controversia que se generó cuando la Liga Asobal decidió no incluir al Cisne y al Villa de Aranda en el calendario de la competición que se hizo público en la jornada del lunes, estableciendo en su lugar los genéricos ‘club número 17’ y ‘club número 18’ a la espera de que se solucione el problema de su inscripción, que no parece sencillo puesto que ambos clubes se acogieron a la modificación reglamentaria con la que la Federación Española puso en bandeja a los clubes la opción de no afiliarse a la asociación de clubes para jugar en la máxima categoría.

A la espera de que se pueda resolver el enésimo conflicto entre la Asobal y la Federación que solo perjudica al balonmano, el Viveros Herol Nava ya trabaja conociendo el calendario de la competición, que presenta dos primeras semanas de extraordinaria intensidad con cuatro partidos en apenas diez días, a los que seguirán tres partidos más de extraordinaria exigencia con las visitas a las canchas del FC Barcelona y Bidasos Irún, más el derbi ante el Recoletas Atlético Valladolid en el pabellón municipal de Nava de la Asunción.

UN PARÓN DE CASI DOS MESES

El parón por los compromisos internacionales de la Selección Española de balonmano llegará a mediados de diciembre, y se prolongará hasta el 6 de febrero, cuando se retomará la competición, que dos equipos más con respecto a la pasada campaña disputará partidos hasta finales del mes de mayo, con un parón más a principios del mes de marzo para que se pueda disputar la Copa del Rey.

Todo ello habría sucedido si el calendario de la temporada no hubiera sido impugnado por la Federación Española de Balonmano ante el Comité de Competición por no haber incluido a Cisne y Villa de Aranda en el mismo, y que de momento ha conseguido que el Comité suspenda de manera cautelar el sorteo, concediendo tres días de plazo a la Asobal para presentar las alegaciones que considere convenientes.