Publicidad

Con la llegada del final del mes de julio suelen llegar también a la provincia las jornadas definitivas de los Juegos Interpueblos, que cada verano organiza la Diputación, y que en su modalidad de deportes colectivos conocieron a todos los campeones en un día intensivo de partidos y emoción.

Aunque fue San Cristóbal de Segovia el municipio en el que tuvo lugar la entrega de premios, así como la mayoría de partidos por el tercer y cuarto puesto, las semifinales y las finales, también las localidades de Valsaín, La Lastrilla y Palazuelos de Eresma tuvieron su cuota de protagonismo, siendo sedes de los partidos de pelota a mano, frontenis masculino y fútbol 7 masculino respectivamente, y acogiendo a parte de un público al que no le importó multiplicarse y trasladarse de un punto a otro para animar a sus amigos y familiares. Y es que si algo queda demostrado, año a año, en estas finales de los Juegos Interpueblos, es que la competición refuerza los lazos entre vecinos y hace entablar relaciones entre habitantes de localidades próximas y no tan próximas.

No en vano, tanto el interior como los exteriores del pabellón de San Cristóbal de Segovia fueron un claro reflejo de esa sintonía entre segovianos. Mientras muchas personas se colocaron frente a las pistas de pádel para conocer in situ a los campeones de pádel femenino y masculino, entre los que se encontraban algunos de los habituales en el Circuito Provincial de Pádel Indoor que organiza la institución provincial, otras desafiaron al frío y al viento que se empeñaron en convertirse en rivales para las finalistas de frontenis femenino.

ENTREGA DE PREMIOS

Más cómodos y con bastante menos calor que otros años, los aficionados al fútbol sala se concentraron en el interior del pabellón para dar aliento en una final de fútbol sala masculina que, como es habitual, estuvo muy igualada hasta el último segundo.

Este encuentro entre Berrocal y Nava de la Asunción, que acabó con un marcador de 4-3 a favor de los primeros, quienes resistieron los últimos cinco minutos al portero-jugador de los naveros, puso fin a la tarde y dejó la cancha del pabellón libre para una entrega de premios a la que no faltó, un año más y esta vez como presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, quien estuvo acompañado de la jefa del Área de Asuntos Sociales y Deportes, María del Mar Martínez, del alcalde de San Cristóbal, Óscar del Moral, del teniente de alcalde de Palazuelos de Eresma, Juan Manuel Martínez, y del concejal del mismo municipio, José González Mayoral.

Todos ellos hicieron entrega de los trofeos a los cuatro mejores equipos de cada disciplina, que además se fueron de San Cristóbal con una paletilla de jamón bajo el brazo y un premio en metálico, de mayor o menor cantidad en función de las clasificaciones. De este modo, quienes más contentos volvieron a casa fueron, además de los ya mencionados jugadores de fútbol sala de Berrocal, los componentes del equipo de pelota a mano de La Lastrilla B, los dos conjuntos de pádel ―masculino y femenino― del Real Sitio de San Ildefonso, el equipo de Garcillán de fútbol 7, los jugadores de frontenis masculino de San Pedro de Gaíllos y las jugadoras del mismo deporte de Cantimpalos.