Un tiempo muerto durante la final que disputaron el CD La Lastrilla A y la Gimnástica Segoviana A. / J.M.
Publicidad

El apego a las tradiciones es algo inherente a la época navideña, y con más razón aún si se trata de deporte. Por eso resulta más que agradable cumplir con determinadas tradiciones, como la que cada víspera de Reyes (o casi) lleva a un buen número de segovianos a poblar de manera masiva las gradas del pabellón Agustín Fernández para disfrutar de las finales del Memorial Félix Martín ‘El Botas’, que después de dos décadas, un buen número de organizadores, y muchísimos jugadores, continúa pleno de salud y disputó en la jornada de ayer los encuentros definitivos en las categorías prebenjamín y benjamín.

Con veinticuatro equipos inscritos, dieciséis de categoría prebenjamín, y ocho de benjamines, desde los primeros días de las vacaciones de Navidad se vinieron sucediendo los encuentros en los que los jóvenes jugadores quemaron calorías tratando de ofrecer su mejor versión a unos familiares que normalmente no tienen demasiado tiempo para poder disfrutar de las evoluciones de sus herederos y que, salvando alguna desagradable excepción, se dedicaron a animar a sus jugadores.

Así se llegó a una emocionante jornada de finales, a las que llegaron los conjuntos del CD Claret A y Real Sitio en la categoría prebenjamín, y La Lastrilla A y Gimnástica Segoviana A en la de benjamines. Y aunque los resultados de esas finales dieran la impresión de que los partidos carecieron de emoción, la realidad fue muy distinta.

LOS RESULTADOS

En la final prebenjamín se impuso el Claret A al Real Sitio por el marcador de 6-3, mientras que en la de benjamines el vencedor fue el conjunto de La Lastrilla A, que superó a la Gimnástica Segoviana por 6-1. Fue el acierto el que decidió ambos partidos, puesto que en ambos hubo ocasiones para todos los gustos y para casi todos los jugadores. Pero los prebenjamines del Claret tuvieron más acierto, al igual que los benjamines de La Lastrilla.

Al final, el disgusto de los jugadores que no lograron ganar la final se pasó pronto, porque hubo premios para todos los equipos, y el aplauso merecido para ellos, que se hace extensivo a la pareja de árbitros que dirigió todos los encuentros con el criterio de enseñar antes que de juzgar. Con el recuerdo siempre para el gran trabajador por la base que fue Félix Martín, concluyó su brillante Memorial.