El CD Claret se ganó el derecho a jugar sin presión el último encuentro de la Final a Cuatro por el ascenso a Liga EBA, y pese a que compitió y fue exigente en el esfuerzo, no pudo hacer pleno de victorias y cedió por ocho puntos ante el Plásticos Durán Baloncesto Villares que se jugaba el ascenso frente al conjunto segoviano tras su derrota de la primera jornada y su victoria en la segunda, y que al final pudo celebrar en la cancha su éxito, al igual que lo hicieron los jugadores del Claret en la tarde del sábado.

La entrada en el partido por parte del equipo de Cristian Álvarez no fue la de los dos encuentros anteriores, y en un abrir y cerrar de ojos el electrónico reflejó un 0-8 favorable al Baloncesto Villares, bastante más acertado que los segovianos en sus lanzamientos, y capaz de estirar su ventaja hasta el 4-15 a poco de terminar el primer cuarto.

Poco a poco los jugadores del Claret fueron entrando en el partido, creciendo desde la defensa y forzando las acciones a la hora de atacar el aro rival, obligando al rival a cometer varias faltas de tiro que fueron poco a poco acercando al Claret en el marcador, hasta que cinco puntos consecutivos de Nico Monedero culminaron la remontada de los segovianos, que se marcharon al descanso dos puntos por encima (25-23).

Lo peor, en el tercero

Pero en el tercer cuarto llegó la crisis para el Claret, que solo fue capaz de anotar cinco puntos de jugada, con los otros seis marcados desde el tiro libre, frente a un oponente que vio la oportunidad de marcar diferencias y no la desaprovechó, con Ingelmo y Maíllo haciendo daño a la defensa segoviana, que ya no llegaba con las ayudas de la buena forma en la que lo había hecho en anteriores encuentros.

Así entró el equipo segoviano en el último cuarto con una desventaja de diez puntos, y aunque la entrada a la recta final del choque fue la adecuada, e incluso el Claret llegó a situarse a cuatro puntos de su oponente tras fallar este tres lanzamientos libres consecutivos, el Baloncesto Villares supo manejar su diferencia para terminar ganando el partido, y obteniendo de esta manera su billete para la Liga EBA como hiciera el Claret el sábado.

Al final, todos acabaron contentos. El conjunto salmantino por su victoria que le dio el ascenso, y el segoviano porque el triunfo del Reino de León frente al Venta de Baños por 79-66 le otorgó también el título de campeón de Liga, poniendo el broche de oro a una temporada para enmarcar.