La gran participación de David Llorente en la final de slalom en los Juegos Olímpicos de Tokio dejó pegados a los segovianos a la televisión, disfrutando con las evoluciones del palista de Palazuelos de Eresma en la semifinal de la competición, metiéndose entre los diez mejores al clasificarse para una final reservada solo para los mejores, y sufriendo con él después de que una sanción de 50 segundos por saltarse una puerta por escasos centímetros le dejó con la miel del diploma olímpico en los labios.

La décima plaza obtenida por David Llorente iguala la mejor posición obtenida por un deportista segoviano en los Juegos Olímpicos, que (salvo error u omisión) hasta la fecha ostentaba en solitario Antonio Prieto con su décimo puesto en la final de los 10.000 metros de los Juegos Olímpicos de Seúl 88. El grandísimo atleta natural de Hontoria tomó parte en tres Olimpiadas, así que por ese lado todavía queda trabajo por hacer hasta que algún segoviano logre igualarle.

Un emocionado disurso

La actuación del palista en los Juegos le valió el reconocimiento de sus paisanos de Palazuelos, y también el de los miembros de la Diputación Provincial, que prepararon cariñosos recibimientos. Unos días más tarde, porque los protocolos son los que son y porque David apenas ha parado tras su llegada de Tokio ya que tomó parte en el campeonato de España de Extrem, el Ayuntamiento de Segovia quiso homenajear al olímpico, y le preparó una recepción a la que acudieron los miembros de la corporación municipal encabezados por la alcaldesa, Clara Luquero.

Llorente logró el mejor puesto de un segoviano en la historia de los Juegos, igualando el décimo puesto de Antonio Prieto en Seúl 88

Acompañado de sus padres, José Manuel y Eva, y de su hermana Ana que no pudieron acudir a Tokio como sí han venido haciendo a lo largo y ancho del mundo animando en todas las competiciones en las que Llorente ha tomado parte, el palista escuchó con atención las amables palabras que le dedicó la alcaldesa, que destacó el hecho de que “a todos los vecinos y vecinas de Segovia, capital y provincia, nos ha llenado de orgullo que dos segovianos, como Javi Guerra y tú, formarais parte de los 321 atletas que conformabais la Delegación Española Olímpica”.

Luquero recordó que “el segundo de los siete ‘Principios Fundamentales del Olimpismo’, recogidos en lo que conocemos como ‘Carta Olímpica’, señala que el objetivo del Olimpismo es poner siempre el deporte al servicio del desarrollo armónico del ser humano con el fin de favorecer el establecimiento de una sociedad pacífica y comprometida con el mantenimiento de la dignidad humana. Y precisamente, Llorente, quienes te acompañan en tu andadura deportiva, nos confirman que el desarrollo, la solidaridad, el pacifismo, la dignidad y el compromiso son virtudes que encarnas a la perfección como deportista y como ser humano.

“… allá por donde vaya”

La alcaldesa invitó a David Llorente a firmar en el Libro de Honor de la ciudad “porque hoy tu nombre se suma, por derecho propio, al de otras muchas personalidades ilustres que nos han visitado y honrado con su presencia; pero también porque ya eres parte de nuestra historia, ayudándonos a forjar, con letras de oro, el Deporte de Segovia”.

Fiel a la sencillez que le ha caracterizado a lo largo de su carrera, David Llorente firmó en el Libro de Oro de la ciudad con la siguiente dedicatoria: “Al Ayuntamiento de Segovia y a todos los segovianos a los que representa, por el gran apoyo recibido durante mi participación en los Juegos Olímpicos de Tokio 20920. Llevaré siempre con orgullo el nombre de Segovia allá por donde vaya”.