Javier Montero, presidente del CD La Granja, tenía asumido que tras la derrota del equipo en La Llanera frente al FC La Bañeza el pasado fin de semana, el descenso era prácticamente un hecho, y por ello no le sentó especialmente mal que se consumara la pérdida de la categoría “porque era muy complicado que se diera una combinación de resultados que nos hubiera dado una opción de permanencia”.

Quizá haya sido el año en el que menos lo merecíamos”, señala el presidente del club granjeño, “por juego, por equipo y por ganas, pero al final todos teníamos claro que habiendo siete descensos, íbamos a estar en esa pelea”. Y si en esa pelea te falta el arma principal, que es el gol, todo se hace un poco más complicado “porque es indudable que nos ha faltado gol en las últimas jornadas, pero es lo que tiene ser un equipo de Tercera con poco presupuesto, que no podemos tener un delantero de referencia que nos aporte 15 o 16 goles”.

“Empatar era como perder”

Montero lo tiene claro: “Los detalles nos han condenado. La defensa ha estado bien trabajada, pero nos ha penalizado el empatar tantos partidos en la segunda fase, porque era como perder”. Y sobre todo, faltó acierto “porque en nuestros tres últimos partidos, cuando íbamos con empate a cero nos encontramos con los postes en nuestros lanzamientos. Nuestros delanteros han ido de más a menos, y ha sido una pena”.

Llega el momento de planificar un proyecto para la próxima temporada “y tenemos que intentar ser ambiciosos en la medida de nuestras posibilidades para apostar por el ascenso cuanto antes, porque no nos podemos quedar encallados en la Regional”. El presidente del club ya se ha puesto en contacto con el cuerpo técnico “porque estoy más que encantado con el trabajo que ha realizado, y con el grupo que ha conseguido hacer. Me encantaría contar con todos ellos la próxima temporada”, afirma.

Pero una cosa es la intención y otra la realidad, y aunque ya se han iniciado la conversaciones para renovar “tenemos que seguir hablando. Tenemos que presentarle a Ricardo de Andrés un proyecto que le pueda convencer para que se quede”, algo que dependerá de las ofertas que le lleguen al técnico.

Buenas relaciones con la Segoviana

En lo referente a jugadores, “habrá que valorar cuántos de ellos apuestan por quedarse con nosotros”. Sobre ese particular, el club está abierto a valorar junto a la Gimnástica Segoviana el hecho de poder contar con algunos de sus futbolistas, ya sean juveniles o descartes del equipo de Segunda B, “aunque eso será más complicado porque hay que convencer al jugador de que baje de categoría”.

Por lo tanto, en el mejor de los casos habrá un equipo segoviano en la Segunda B, otro en Tercera si el Unami consigue el ascenso, y otros tres en la Regional siempre que el Monteresma consiga la permanencia, “y eso es algo que será muy bueno para el fútbol de Segovia, porque los jugadores necesitan una salida y cuanta más oferta exista, mejor”, señala el presidente del CD La Granja, que ya trabaja en la plantilla de la próxima temporada “aunque el condicionante económico nos vaya a pesar mucho”.