Leyre Sánchez, Laura Usa y Laura Llorente, durante una sesión. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El Unami de la Segunda División femenina comenzó los entrenamientos de cara al inicio de la competición, previsto en un primer momento para el 18 de octubre “aunque yo ya me espero cualquier cosa”, señaló su técnico Toño González, que para la campaña 20/21 contará de nuevo con catorce jugadoras, manteniendo el bloque de las temporadas anteriores.

El compromiso del plantel es tan importante que tan solo Mayra ha causado baja en el equipo, y su ausencia ha sido cubierta por una jugadora sub 23, Raquel, que procede del CD San Cristóbal pero que ya sabe lo que es entrenar con el Unami puesto que lo había hecho en virtud del acuerdo que suscribieron ambos clubes en la época de Luis Martín como técnico del conjunto azul.

El número idóneo

Además, el equipo también contará con Adela, a la que las lesiones apartaron de las pistas pero no del Unami, y que retorna para ayudar a sus compañeras y completar de esta manera un vestuario de catorce jugadoras, que puede parecer amplio para una Segunda División, pero que a la larga se muestra como el número idóneo “ya que sin ir más lejos la pasada campaña también éramos catorce, y al final solo tuve que hacer convocatoria para un partido”, afirma el entrenador.

Las jugadoras se ejercitarán durante cuatro días a la semana, repartiendo el trabajo tanto en las instalaciones de Human Perfom como en el pabellón Pedro Delgado, “donde realizaremos ejercicios de táctica y técnica individual, ya que la normativa dice que no podemos realizar actividades de contacto”. El equipo no solo cumplirá de manera estricta el protocolo sanitario “sino que incluso hemos decidido entrenar con mascarilla para tratar de minimizar el riesgo todo lo posible”.

Sin favoritos

El nuevo formato de competición es del agrado de Toño González, aunque evidentemente todo viene condicionado por una pandemia que puede afectar sobremanera al deporte, “y hay que dar gracias a que nos han metido con los conjuntos de Castilla La Mancha, Valladolid y Ávila, porque si nos llegan a meter con los conjuntos de Madrid no sé lo que habría pasado a la hora de poder jugar”.

El subgrupo en el que se integra el Unami es “para competir”, porque en principio no aparece ningún conjunto con la vitola de gran favorito “que quizá pudiera coger el Chiloeches que ha firmado a algunas jugadoras jóvenes de Primera División”. Pero el Unami sabe que puede competir contra cualquiera “y este grupo de jugadoras es muy competitivo. Espero que se pueda controlar la pandemia, y que gracias a eso podamos jugar con normalidad”.