Publicidad

Si Segovia pasa por ser una de las cunas del fútbol sala, Valverde del Majano tiene en su haber el ser una de las localidades en las que más rápidamente se implantó, y se mantuvo, la afición por este deporte. Son ya más de tres décadas las que de manera ininterrumpida suman los valverdanos jugando al fútbol sala en los distintos clubes que a lo largo de las historia se fundaron en la localidad, no solo sumando éxitos deportivos, sino también formando a un buen número de jugadores.

Y es precisamente por el lado de la formación en el que destaca la Escuela de Fútbol Sala Valverde, heredera del legado que fueron dejando otras entidades como el Club Deportivo Valverde que llegó a jugar en la División de Plata, y que desde hace una década se mantiene como una de las referencias en lo que a cantera se refiere, ya no solo en la localidad, sino también en los pueblos cercanos.

NO SOLO DE VALVERDE

No en vano, más de un centenar de niños se integran esta campaña 2019/20 en el seno de la Escuela, una cifra más que respetable si se tiene en cuenta que Valverde del Majano cuenta con poco más de un millar de habitantes. Evidentemente la gran mayoría de los componentes de la escuela son de Valverde, pero también forman parte del club deportistas de otras diez localidades distintas. Como señala Diego Palomo, presidente del club, “consideramos que también hacemos una buena labor social, porque ofrecemos una posibilidad de jugar a los chicos de otras localidades que no tienen clubes en los que poder integrarse”.

La Escuela podría ser más grande, pero el club ha apostado por ofrecer calidad antes que cantidad, teniendo en cuenta, además, que las horas de pabellón han de repartirse entre la distintas modalidades deportivas que ofrece Valverde del Majano, que esta temporada abrirá también una escuela de balonmano gracias a la iniciativa del Balonmano Nava. “Preferimos contar con un equipo de quince jugadores en una categoría, antes que tener dos de siete, o de ocho, y tener problemas para poder afrontar los partidos”.

De esta manera, el club valverdano manejará durante la presente campaña, un equipo en cada categoría federada, desde senior hasta prebenjamines, sin olvidar al conjunto de chupetines. Todos ellos se ejercitarán en el pabellón cubierto de la localidad, como también lo harán los porteros que tomen parte en las sesiones de tecnificación que llevarán a cabo César Arcones, y Alberto Sanz ‘Mordi’.

BIEN CUBIERTOS

En total serán ocho conjuntos, que estarán a cargo de once monitores, más dos entrenadores de nivel 1 y otros dos de nivel 3, y que llevarán al club a contar con un presupuesto que se mueve entre los 45.000 y los 50.000 euros. Un crecimiento sostenible después de una década de andadura que inició el club con 20.000 euros, y que paso a paso a ido creciendo, pero “consiguiendo acabar cada temporada sin deber dinero a nadie”. Todo un mérito en los tiempos que corren.

Pero el club no solo crece a nivel deportivo, sino que “con nuestras limitaciones económicas, pero siendo serios a la hora de pagar”, la Escuela de Fútbol Sala de Valverde pretende dar un paso adelante a otros niveles, como el institucional, de gestión, o el de relaciones con los medios, incorporando a profesionales en todas las áreas. Seguir creciendo, pero de manera sostenible, es uno de los objetivos del club, sin olvidar el hecho principal, “porque somos una escuela de fútbol sala y nos debemos a la cantera”.

MARTA GARCÍA VUELVE PARA EL JUVENIL

Destaca en la Escuela la continuidad del conjunto juvenil en la nueva División de Honor junto con el Mariano Rico Cuéllar, compitiendo ambos en el subgrupo 1 del grupo que componen los equipos de Galicia y Castilla y León, después de la última remodelación por parte del Comité Nacional de Fútbol Sala que llevará a que este conjunto se ‘coma’ un tercio del presupuesto del club.

El plantel será dirigido por Marta García, que retorna a los banquillos después de una temporada en blanco tras llevar al tricampeonato de liga al conjunto juvenil del Segovia Futsal, clasificándole para la Copa de España de la categoría. Por su parte, el equipo senior se mantendrá en la competición provincial, pese a haberse ganado el ascenso al quedar campeón de la Primera. Porque hay que hilar muy fino en las categorías autonómicas, que no son especialmente baratas.