Publicidad

La temporada 2019 fue un sueño para Jakub Cieslik. El joven ciclista segoviano de MTB, natural de Navas de Oro, consiguió imponerse en la clasificación general de la categoría sub23 del circuito 7 estrellas de Madrid consiguiendo dos victorias, un segundo puesto, dos terceros y un cuarto puesto. Además, pudo cumplir uno de sus sueños: participar en el campeonato de Polonia de su disciplina, aunque a punto estuvo de truncarse su participación en la prueba por ‘problemas técnicos’.

“Pasé todo el verano preparando este día tan especial y cuando nos dirigíamos a Polonia sufrimos una avería en el coche a mitad del camino. Mi primer pensamientos fue: ¿Ahora qué? ¿Tanta preparación para nada? ¿Y mis padres? Llevaban mucho tiempo sin coger vacaciones y tan rápido se iban a acabar”, explica Jakub. Tras 24 horas en Francia la familia Cieslik, con la ayuda de tíos y tía, pudo continuar el viaje ya que sus familiares les subieron su segundo coche desde Segovia.

Los nervios, un gran enemigo

Ya en Polonia, con algo mas de tranquilidad, los días previos al campeonato Jakub destinó todo su tiempo a terminar de preparar la prueba. “Me dedicaba a hacer todos los días, como mínimo, una vuelta de reconocimiento para hacerme al circuito”, comenta el segoviano. Llegó el gran día, 8 de diciembre, fecha que el ciclista no olvidará jamás ya que cumplía su sueño de participar en la competición. “Los nervios y las mariposas en el estómago hicieron que en la primera vuelta no me fuera bien y perdí muchas posiciones. Los nervios pasaron factura, aunque poco a poco fui recuperando sensaciones y en la segunda vuelta y sin saberlo rodaba a un minuto del podio en mi categoría”, recuerda.

Al final consiguió terminar en el puesto 23 de 800 participantes y fue quinto en la categoría Sub23. “No estoy del todo satisfecho con este resultado, ya que sé que podría haberlo hecho mucho mejor pero sin duda es una gran lección para el futuro ya que de aquí a un par de años quiero volver, quiero una medalla. El camino será largo y debemos mejorar mucho pero con trabajo, humildad y sacrificios se puede conseguir”, asegura el segoviano.

El balance

“Creo que el año 2019 fue bastante bueno y regular. Conseguí luchar con corredores muy buenos en Polonia, di la cara y logré un resultado bastante bueno para ser el primer año que afronté la competición más en serio, a pesar de que muchas personas dudaron de mí. Además, conseguí ser campeón del Circuito 7 estrellas en la categoría Sub23, mi principal objetivo. Fue un año espectacular con 13 podios en 20 carreras, pero sobre todo ese campeonato en Polonia que me permitió cumplir un sueño”, explica Jakub.

La temporada 2020 empezó de la mejor manera posibles para el segoviano con dos podios en tres carreras en Madrid en el circuito Ghost, logrando el segundo puesto en la general de la categoría Sub26. Pero la llegada del Coronavirus ha puesto en pausa todo el deporte y a todos los deportistas que, como Jakub, ahora se entrenan en casa. “El tema de Covid-19 fue algo que se veía muy lejos pero que en cuestión de días llegó… fue un golpe duro justo en el comienzo de la temporada que se presentaba muy ilusionado con nuevos patrocinadores, otros que llevan cuatro años conmigo… y de repente esto. Estuve cinco días sin hacer nada, pero me di cuenta de que es una situación de la que tarde o temprano saldremos, por lo que ahora entreno día a día en casa con lo que puedo: rodillo y mancuernas. Viendo cómo está la situación me siento afortunado de estar en casa encerrado en estos momentos. Esperemos que pronto todo vuelva a la normalidad”, explica.

Hay que seguir

El lema y la filosofía con la que Cieslik se levanta cada día y se pone a entrenar podría extrapolarse a cualquier disciplina deportiva: “Sin objetivos, pero con ilusiones”. Nadie sabe con certeza cuando volverá el deporte, la competición, los entrenamientos o la normalidad a la vida pero la ilusión es algo que nunca se debe de perder. “La temporada 2020 seguramente sea una temporada express pero trataré de disfrutar al máximo tanto los entrenamientos como las carreras”.

“De la temporada 2019 aprendí que da igual lo que se ponga en mi camino, siempre podré con todas las adversidades gracias a las personas que me rodean: mis padres, familia, preparador y amigos y espero que la normalidad vuelva a la vida de todos lo antes posible”, concluye.