Publicidad

Darío Ajo se recupera lentamente de la fuerte contusión que sufrió en sus costillas después del golpe que se dio con el jugador húngaro Patrick Ligetvari durante la primera parte del partido que el Viveros Herol Nava jugó ante el Ciudad de Logroño en Palazuelos de Eresma. El pivote navero se trasladó en la jornada de ayer a Valladolid para hacerse unas placas que descartaran la fisura en una de sus costillas, algo que le supondría unas cuantas semanas de baja, “y confío en que la cosa se quede en una contusión”.

“Chocar contra Ligetvari fue como hacerlo como una pared”, afirma el pivote, que dio el susto de una tarde de buen balonmano. “Caí al suelo porque me quedé sin respiración, y aunque al principio sí que me asusté un poco, al día siguiente ya me dolía un poco menos, así que soy optimista con la recuperación, y espero poder ayudar al equipo el próximo domingo, que ya hay ganas de competir después de dos meses sin hacerlo”.

UN RIVAL MÁS RODADO

El choque ante el Recoletas Atlético Valladolid que se jugará en el pabellón Huerta del Rey, será el primero de una segunda vuelta en la que el Viveros Herol confía en lograr los puntos necesarios para lograr la permanencia lo antes posible, “dependiendo también de lo que hagan los rivales que están en los puestos de debajo de la clasificación”. El cálculo está hecho, y Darío considera que “con ocho, o diez puntos, creo que la salvación estaría hecha, pero nosotros tenemos la aspiración de sumar los mismos puntos que hemos conseguido en esta primera vuelta de la liga”.

Los dos primeros se pondrán en juego el domingo ante un rival que llega más rodado que los naveros en cuanto a partidos de competición, porque ha jugado encuentros de Copa del Rey “y eso se notará en la cancha”, aunque el pivote considera que el Viveros Herol llega en un buen momento, “porque creo que hemos hecho muy buena pretemporada, físicamente llegamos muy bien, y sabemos que el choque ante el Valladolid es muy importante, porque prácticamente estamos empatados”, y no cabe duda que una victoria significaría más que dos puntos para el plantel que dirige Dani Gordo.

“Los ciclos empiezan y se acaban”

El equipo quiere centrarse en lo importante, que es el partido del fin de semana, y por ello Darío no quiere entrar a valorar la marcha de Dani Gordo del equipo al finalizar la temporada: “esto del deporte son etapas, y los jugadores que somos de casa, que tenemos aquí nuestros trabajos y no nos vamos a mover, estamos acostumbrados a que los ciclos empiecen y se acaben, llegue gente nueva y otros se vayan. Afortunadamente Nava de la Asunción es un sitio donde muchos aguantan bastante tiempo, y si se marchan suele ser por cuestiones extradeportivas. Lo mejor es que todos los que vienen se adaptan de maravilla”.

EL MESENOR NAVA DESCUENTA OTRA JORNADA

El Leche Mesenor Balonmano Nava continúa descontando las jornadas para conseguir proclamarse campeón de la liga 2019/20 en la Segunda División Nacional de balonmano, y con su victoria en la cancha del colegio San Agustín, dos jornadas le restan para conseguir terminar la competición regular en la primera plaza, y disputar de esta manera la fase de ascenso a la Primera Estatal, cumpliendo así uno de los objetivos del club, que aspira a mantener al primer equipo en la Asobal, y a su filial en esa Primera Estatal.

Tenía el equipo navero un corto desplazamiento hasta Valladolid, donde le esperaba un Colegio San Agustín que ha mantenido una irregular trayectoria a lo largo de la temporada, pero que salió con ánimos a enfrentarse al líder de la categoría, igualando los primeros parciales.

Pero bastó con que el Mesenor Nava ajustara un poco más su defensa, y moviera con más velocidad la bola en ataque para que las primeras diferencias comenzaran a plasmarse en el electrónico, abriendo la brecha de goles hasta los seis con los que se llegó al descanso, con un 12-18 que explicaba con claridad lo que había sucedido en la cancha, ya que el conjunto segoviano había dado con la tecla para desarbolar a su oponente.

Tras el descanso, la segunda parte se planteó por parte del conjunto de Nava de la Asunción con la intención de controlar el marcador. El Colegio San Agustín trató de apretar buscando comprimir las diferencias, e incluso mediado el segundo tiempo aprovechó unos minutos de indecisión ofensiva de los segovianos para situarse en disposición de competir por el partido, pero bastó con que el Mesenor Nava se mostrara más contundente en su defensa para que las diferencias volvieran a situarse en el entorno de los cinco goles, suficientes como para vivir la recta final del partido con una cierta tranquilidad.

 

AÚN HAY QUE TRABAJAR

Como quiera que el Bodegas Vetusta Villa de Aranda también consiguió la victoria en su desplazamiento a la cancha del Balonmano Delicias, tercero de la clasificación, el duelo entre naveros y arandinos continúa en una emocionante recta final de la competición, con un empate a puntos en la primera plaza del que sale beneficiado el equipo de dirige Carlos Colomer, que tiene ganado el average a su oponente. En la penúltima jornada de liga, el Mesenor Nava recibirá en casa al BM Delicias, mientras que el Bodegas Vetusta jugará como local en Aranda de Duero ante el Moralejo Zamora.