“Si algo nos podía parar, era el Covid”

El entrenador de la Segoviana, Manu González, lamentaba que los contagios por el Covid hubieran llegado al equipo “pese a que hemos tenido todo el cuidado del mundo"

El entrenador de la Gimnástica Segoviana, Manu González, lamentaba que los contagios por el Covid hubieran llegado al equipo “pese a que hemos tenido todo el cuidado del mundo, y ni siquiera los jugadores de fuera se habían ido a visitar a sus familiares”. Pero la pandemia ha terminado llegando al conjunto gimnástico, afortunadamente sin mayores problemas físicos para los tres positivos “que más allá de unas décimas de fiebre en alguno de ellos, no han tenido mayores problemas”.

El técnico tiene claro que “si algo podía parar a este equipo era el Covid”, tal y como estaba llevando la temporada el conjunto azulgrana, que canceló de manera lógica el entrenamiento de la mañana del sábado, y tras ponerse en contacto con las autoridades sanitarias y la Federación, se quedó a la espera de saber si la decisión era la de confinarse todo el plantel en casa, “o entrenar los que quedemos sanos después de hacernos las analíticas”.

Manu considera que hasta el 26 de enero el equipo se va a tener que quedar en casa, “ya que aunque en el terreno de juego hay muy pocas posibilidades de contagio, hay jugadores que conviven en un mismo domicilio y creo que van a terminar saliendo más positivos”, lo que terminaría afectando a la totalidad de la plantilla si se reanudaran los entrenamientos.

Pese a ello, el técnico tiene claro que “son otras personas las que tienen que decidir esto”, y aunque el cuerpo técnico tiene menos problemas al residir en Madrid “no deja de tener su riesgo”.

Así que, en condiciones normales, la Segoviana llegará al 26 de enero con cuatro partidos aplazados que deberá recuperar antes de que concluya la primera fase el 21 de marzo. “El hecho de tener tres partidos en La Albubera y uno fuera puede ser de lo poco positivo que haya”, señaló Manu, que sin embargo quiso alejarse de lo deportivo “porque ahora lo importante es que los jugadores pasen el Covid sin problemas, que sus familiares no se contagien y que podamos vernos todos dentro de diez días sin problemas. Lo deportivo ahora queda en un segundo plano”.