Publicidad

Con toda justicia el CD Claret se clasificó para las semifinales de la Copa Castilla y León de baloncesto, superando a un CB La Flecha en un partido donde los colegiados tuvieron trabajo de sobra, habida cuenta de la intensidad con la que se emplearon ambos conjuntos, cuyos componentes olvidaron por momentos el cambio del criterio que se ha producido esta temporada en la señalización de las faltas intencionadas.

El equipo segoviano necesita jugar los encuentros al nivel más alto de intensidad que pueda, con el fin de ahogar a su oponente, que normalmente suele tener jugadores con más físico, pero que sufren más desgaste en partidos abiertos. Así que La Flecha quiso bajarle el ritmo al choque desde el inicio, colocando una zona 2:3 que saltó por los aires con los primeros triples de los locales, que no tardaron en colocar las primeras diferencias, con un 19-10 que obligó a los pucelanos a parar el partido, pasando a una defensa individual que no tardó en dar sus frutos, ya que un parcial de 0-8 devolvió la igualdad al marcador.

DE GARRA, Y DE PUNTOS

Los últimos minutos del primer cuarto, y los iniciales del segundo fueron los mejores del cuadro visitante, que en el ínterin ya había perdido a Jesús Alonso, uno de sus jugadores más destacados, por dos faltas antideportivas más que evitables. Pero en cuanto el CD Claret volvió a elevar la intensidad en su juego, liderado en ese aspecto por un Nico Miguelsanz que lo corrió y lo peleó todo, y secundado en el apartado anotador por los ocho puntos consecutivos de Miguel Pérez, volvió a amenazar con romper el partido, obligando a un nuevo tiempo muerto visitante.

En esa ocasión no hubo parcial favorable para La Flecha, que del 36-27 pasó al 44-28 que fue levemente maquillado por un triple en el último segundo antes del descanso, al que se llegó con los trece puntos de ventaja del CD Claret, que había conseguido hacerle el partido tremendamente incómodo a su rival.

EL LÍMITE DE LA INTENSIDAD

Buscó La Flecha elevar sus pulsaciones y meterse en el choque, pero los segovianos no le dejaron más que pisar la psicológica barrera de los diez puntos. Las pérdidas de posesión fueron una constante en un tercer cuarto de mucho tiro libre, y poco acierto en el lanzamiento de tres puntos, aunque quien más acertara en ese apartado, y de largo, fuera el conjunto segoviano.

Con doce de ventaja llegaron los de Diego Pascual a los últimos diez minutos de partido. Era el momento de controlar y de buscar las mejores opciones ofensivas para ir sumando puntos, y un último parcial de 11-0 resolvió el choque, dejando los últimos minutos sin la emoción propia de un marcador igualado. El CD Claret supo meter a La Flecha en el ritmo que más le convenía, hizo gala de sus virtudes y consiguió minimizar sus defectos, consiguiendo una brillante clasificación para las semifinales de la Copa Castilla y León.