Gimnastica Segoviana
Álex Maroto cae ante la entrada de un jugador de la UD Sanse durante el encuentro./ NEREA LLORENTE

Gimnástica Segoviana y UD Sanse empataron a cero en el primer encuentro de pretemporada para el equipo azulgrana, del que Ramsés extrajo sus primeras conclusiones, más positivas que negativas después de jugar ante un rival de categoría superior.

De entrada, el técnico gimnástico puso en juego a un buen número de meritorios que hicieron lo que se espera de ellos, ser disciplinados y diligentes en la presión defensiva, y actuar con descaro con el balón en los pies.

Arropados por ‘veteranos’ como Manu, Javi Marcos, Borao o Adri Pérez, los jóvenes futbolistas locales generaron la primera ocasión, con una falta botada por Sergio Arévalo que Álex Maroto remató fuera por poco, mostraron su calidad como en una acción ofensiva que comenzó por la derecha y acabó Diego Gómez con un remate excesivamente cruzado tras recibir por la izquierda, y sufrieron los lógicos desajustes defensivos que obligó al portero Oliva a hacer la parada de la tarde a remate cercano de Borja.

En defensa, contundentes

A todo esto el Sanse, también de pruebas, intentó mantener el control del partido, iniciando con paciencia y buscando las ‘cosquillas’ cruzando el balón a las bandas. Pero la Segoviana se defendió con criterio, y durante la primera media hora de juego es cierto que el dominio fue más azul madrileño que rojo gimnástico, pero sin ocasiones excesivamente claras.

Ramsés, tan intenso en el banquillo como en los partidos de la campaña pasada, probó con Borao por delante de Adri Pérez, ya olvidada su lesión, y metió a Ivo acompañando en la punta a Diego Gómez. No le salió del todo mal, aunque de nuevo el conjunto gimnástico evidenció sus problemas de falta de gol que se espera vengan a paliar Acuña y algún otro fichaje que queda por venir.

Un conato de bronca

En el segundo tiempo se pudieron ver conjuntos más reconocibles, y ello obró en favor del fútbol, más intenso que el del primer tiempo, lo que propició algún que otro encontronazo que protagonizaron los dos jugadores asiáticos que están a prueba en la Segoviana. El chino Linchao, y el coreano Jae Woo no dieron un balón por perdido, y cuando eso sucede en un encuentro de pretemporada, y más teniendo como rivales a equipos madrileños que suelen molestarse cuando un rival les supera en intensidad, es sinónimo de bronca, como la que se produjo mediado el segundo tiempo y que afortunadamente no pasó a mayores, aunque no sería la primera vez que por un ‘quítame allá ese empujón’ la cosa haya acabado a tortas.

Las incorporaciones mostraron ganas y buenas maneras, aunque se volvió a poner en evidencia la falta de contundencia ofensiva

El jugador azulgrana que mejor se lo pasó en la segunda parte fue Javi Borrego, que dio una master class de controles orientados, y estuvo cerca de conseguir el único gol del partido tras una extraordinaria jugada personal repleta de verticalidad que acabó rechazando el portero del Sanse a los pies de Jae Woo, que cuando iba a rematar cayó ante el despeje de un contrario. Pareció penalti, pero el árbitro segoviano Holgueras Castellanos estaba lo suficientemente cerca de la jugada para valorarla mucho mejor que cualquiera desde la grada. Y dijo no.

De la Mata, el ancla

Tampoco se lo pasó mal Juan de la Mata, que jugando de pivote en el centro del campo puso control y serenidad en la salida del balón ante la fuerte presión del Sanse, que propició algún que otro susto bien resuelto por Carmona.

Por lo que respecta a los fichajes, en el segundo tiempo la pareja de centrales que formaron Óscar de Frutos y López mostraron buenas maneras en el trato del balón, aunque quizá se echara en falta un poco más de contundencia en acciones puntuales, algo lógico teniendo en cuenta que el equipo apenas ha iniciado el trabajo de pretemporada. Hugo Díaz dispuso de una buena ocasión para marcar en el primer minuto de la segunda parte, pero trató de sorprender al palo corto y lanzó el balón fuera, y a Hugo Marcos le tocó ‘bailar con la más fea’ porque la mayor parte del ataque del Sanse pasó por su banda. Aun así, todos cumplieron, y los aficionados que se acercaron en buen número a La Albuera, y Ramsés en el banquillo, pudieron sacar buenas conclusiones del partido.

Acuña, confirmado

La Gimnástica Segoviana confirmó en la jornada de ayer la incorporación del delantero paraguayo Javier Acuña (Asunción, 1988) procedente del Hércules CF, donde militó las dos últimas temporadas en la Segunda RFEF.

Acuña tiene una amplia experiencia en el fútbol español, llegando a jugar en el Osasuna de Primera División, pero sobre todo haciendo carrera en Segunda, pasando por conjuntos como el Recreativo de Huelva, Girona, Mallorca, Numancia o Albacete. También ha jugado en la Segunda B y la Segunda RFEF, por lo que su experiencia ha sido una de las bazas por las que la Segoviana se ha decidido a incorporarle. Así, Ramsés señalaba que Acuña “es un delantero que complementa perfectamente lo que tenemos en la plantilla y se adapta a la perfección a nuestra forma de jugar. Es un luchador nato y nos da un salto de calidad. Su llegada es una excelente noticia, porque tiene un bagaje extraordinario, y ayudará al resto de delanteros del equipo”.

Por su parte, en sus primeras manifestaciones como azulgrana el jugador paraguayo destacó las figuras de Ramsés y Nacho Gonzalo como las decisivas para su incorporación: “Nacho – preparador físico de la Segoviana – me ha hablado muy bien del club y de la ciudad, y cuando hablé con Ramsés me dio muy buenas sensaciones, me conoce muy bien”.