dep3 1nerea WEB
Los jugadores de la Segoviana celebran un gol. / NEREA LLORENTE

La mejor noticia para la Segoviana es que todo siga igual. Las lesiones respetan y La Albuera, que esta tarde recibe la visita del Ceares (17:00 horas), quiere ser un fortín. “Creo que llegamos en un buen momento, pero hay que confirmarlo”, resume el técnico azulgrana, Manu González. Su equipo suma cuatro partidos sin perder desde la derrota inaugural en Madrid y busca su tercera victoria en tres partidos como local. “El nivel de confianza es mayor con resultados positivos. Como ahora prácticamente todo se está dando bien, se trabaja de una manera un poco más fácil”.

González alerta de la peligrosidad del rival. Tres puntos separan a la Segoviana, quinta, del Ceares. El técnico pone en valor la victoria del campeón asturiano de Tercera ante el Arenteiro, “un grandísimo equipo”. También que quedara el curso pasado por delante del Avilés, con club con más solera. “Para mí no es un equipo de la zona baja. Ha mantenido la estructura de la temporada pasada y va a ser muy difícil de batir”.

El mensaje del vestuario es que los buenos resultados sirven como acicate y no como relajación. “Los jugadores saben en qué categoría estamos compitiendo. Sabemos los rivales que tenemos, tanto por nombre, presupuesto o entidad”. El repertorio de efectivos disponibles para el técnico es amplísimo. “Aquí todos son profesionales. Vienen media hora antes, hacen su trabajo, entrenan a muerte, ven a los rivales y conocen a los jugadores a los que se van a enfrentar”.

Defensa de cinco

El Ceares será el primer rival que se mida este curso a la Segoviana con una línea de cinco defensas. Suele dejar descolgados a dos delanteros como Madeira, que suma dos goles con su perfil de hombre de referencia, apoyado por su envergadura. Óscar y Cuesta son algunos de sus jugadores más dinámicos en tres cuartos de campo. “Es un equipo que trabaja muy bien las transiciones y tiene bastante peligro a balón parado. Yo espero un equipo replegado que quiere basar parte de su permanencia en no encajar goles. Y aprovechar cualquier despiste para penalizarte”.

Szymanowski será la única baja azulgrana tras confirmarse una pequeña rotura en el bíceps femoral. “Por suerte no es muy grande y es una zona que se recupera bastante bien. Yo creo que tres o cuatro semanas le vamos a tener de baja. Es un tiempo asumible con la plantilla que tenemos. Él está animado. Es un chaval anímicamente bastante fuerte; todos los sabemos por lo que ha pasado con las lesiones, así que esta es pan comido”.