Un balón dividido en el partido entre Segoviana y Diocesanos./ JUAN MARTÍN-GIMNÁSTICA SEGOVIANA
Publicidad

Gimnástica Segoviana y CD Isoba finalizaron la decimonovena jornada de Liga en la Nacional Juvenil con sendos repartos de puntos ante rivales peor clasificados, pero no tanto como para no poner en apuros a los conjuntos segovianos, que tuvieron que trabajar mucho para sumar un punto.

La Gimnástica Segoviana jugó en casa frente al Diocesanos un partido en el que puso a prueba sus nervios, en primer lugar ante la falta de acierto realizador de la primera parte, y en segundo término por tener al cronómetro como enemigo después de que el conjunto abulense se colocara por delante en el marcador, obligando a los de Ricardo de Andrés a redoblar sus esfuerzos para conseguir darle la vuelta al partido.

El equipo azulgrana tuvo fe hasta el final, y en una de las últimas acciones del partido Miguel Pérez consiguió el gol que premio el esfuerzo gimnástico, aunque el empate pudiera saber a poco antes del partido. Pero el Diocesanos hizo un buen trabajo, y también se mereció puntuar.

También tuvo que trabajar con intensidad el CD Isoba para conseguir el empate en su largo desplazamiento hasta Ponferrada. Los jugadores de Luis García se encontraron con un oponente que compitió de poder a poder, y que obligó al centro del campo segoviano a realizar un esfuerzo considerable tratando de controlar el partido, que terminó sin goles, aunque hubo ocasiones claras por parte de ambos equipo para haber conseguido marcar.