Publicidad

La Gimnástica retoma la competición. Tras aplazarse el partido del Zamora CF del pasado fin de semana al miércoles 5 de febrero, el conjunto azulgrana inicia la segunda vuelta en tierras burgalesas ante el Mirandés B. El plantel segoviano visita el domingo (16.00 horas) al colista, un equipo que ascendió esta temporada y al que le está costando adaptarse. A pesar de copar el farolillo rojo, se encuentra a tres puntos de salir de los puestos de descenso y todavía mantiene sus opciones de mantener la categoría. La Segoviana, por su parte, fija su próximo objetivo en asaltar la segunda plaza, que por ahora sostiene el Burgos Promesas. Son tres los puntos que la separan de subir un puesto en la tabla, pero cuenta con un encuentro menos.

En cuanto al enfrentamiento de la primera vuelta contra el filial mirandés, fue el cuadro gimnástico el que se impuso en La Albuera por 3-1, con dos goles de Javier Borrego y uno de Álex Conde. Desde entonces los de Miranda de Ebro no han conseguido encadenar buenos resultados, pero su planteamiento es el de seguir en Tercera y, por ello, en el mes de noviembre hubo movimiento en el banquillo. Roberto Sáez, el técnico con el que ascendió la campaña pasada, pasó a sustituir a Pedro Javier Bañuelos con el objetivo de revertir su situación.

Ante los movimientos del rival, el entrenador de la Segoviana, Manuel González, comentó en rueda de prensa: “No está teniendo resultados positivos, pero con el nuevo técnico tienen más confianza”; y analizó respecto al choque del domingo: “Va a ser partido muy complicado dadas las dimensiones reducidas del campo y su estado. Vamos a tener que hacer un juego diferente, pero fuera de casa estamos teniendo un rendimiento bastante bueno”. Así lo demuestran los números, que en 20 encuentros el equipo suma 45 puntos. “Si quitamos al Zamora, sería una vuelta fantástica”, valoró; y señaló: “Tenemos margen de mejora para luchar por la segunda plaza como mínimo y ello pasa por exigirnos todos un poco más en todo”.

Para llegar al tramo final en las mejores condiciones posibles, el club espera incorporar a algún nuevo jugador dado que la plantilla, que ya estaba un tanto justa, se ha quedado más corta con la marcha del centrocampista Domingo Pérez. “El nivel de la plantilla es bastante alto, pero alguno va a llegar. Eso sí, para que vengan jugadores de relleno me subo a jugadores juveniles. En caso de que venga alguien sería gente con nivel y calidad”, mantuvo González.

El compromiso de Rubén Yubero

Al lado del entrenador gimnástico, estuvo el segundo capitán, Rubén Yubero (Segovia, 1990), que repasó el primer tramo de la temporada: “Si nos basamos en los números, la primera vuelta ha sido muy buena. El nivel es muy alto y todos los días nos encontramos a rivales directos, independientemente de la posición que tengan en la tabla, que nos ponen las cosas muy difíciles”. Sobre las líneas del trabajo y el compromiso, el lateral aseguró que la plantilla todavía puede dar un paso más: “Los jugadores somos los primeros que tenemos hambre y sabemos que tenemos que exigirnos más”.