El jugador del Unami Diego Alcubilla trata de bajar un balón en la disputa con un adversario del San Esteban. / KAMARERO
Publicidad

Un reparto que sabe a poco

El Unami sigue sumando en el Grupo A de la Regional de Aficionados, aunque en esta ocasión solamente pudiera sumar un punto en el encuentro ante el San Esteban que tuvo lugar en el campo de La Albuera.

El equipo soriano llegaba a Segovia en un buen momento de forma, después de enlazar tres victorias consecutivas que le habían elevado a la zona alta de la clasificación, mientras que el Unami se había rehecho bien de su única derrota en la competición en Palencia, con dos triunfos seguidos, y buenos encuentros como local. Así que el partido en La Albuera se planteaba entre dos rivales en un buen momento, y que quisieron tocar la pelota en busca del marco rival.

Pero durante todo el encuentro las defensas se impusieron a los ataques. Con el Unami controlando el ‘tempo’ del partido, los de Javier Jadraque quisieron abrir el juego por las bandas tratando de generar los espacios por el centro, pero el San Esteban se defendió con buen criterio, y cuando llegaron las ocasiones de gol, fue el portero Alberto quien dejó en nada las oportunidades de los segovianos, que tampoco estuvieron finos en el remate.

Con el paso de los minutos, el apartado físico se fue convirtiendo en importante para el desarrollo del partido. El Unami siguió apostando por la victoria, pero recibiendo alguna que otra contra que obligaba a la defensa a estar atenta a la velocidad de los jugadores de ataque del equipo soriano. Pero fueron los jugadores del Unami quienes protagonizaron las acciones más destacadas de peligro, aunque sin fortuna en el remate, hasta cerrar el encuentro con un reparto de puntos que dejó más satisfechos a los visitantes que a los locales, que se sitúan ahora a dos puntos del liderato de la categoría, que mantienen tanto el Briviesca como el Sporting Uxama.

El Turégano no termina de tomar la medida a la categoría y cae ante el Paredes

El Turégano CF no termina de tomar la medida a la Regional de Aficionados y volvió a sumar una nueva derrota. El conjunto de Julio de Andrés cayó en su visita a tierras palentinas contra el Carejas Paredes, un rival que hasta el momento solo llevaba un punto. La falta de precisión de cara al gol, los minutos iniciales y la corta plantilla con la que está afrontando los partidos hacen que el equipo no termine de asentarse en la categoría.

Desde el inicio se pusieron mal las cosas para los segovianos y en apenas segundos vieron como los locales se adelantaban a través de su delantero Javier Rodríguez. Este gol hizo que los visitantes remaran a la contra todo el partido. Les faltó claridad a la hora crear ante un rival que supo manejar la ventaja obtenido en el arranque. Aun así los jugadores de De Andrés tuvieron ocasiones, pero no definieron con determinación.

Más allá de la derrota, para la próxima jornada no podrá contar con Julio ni con Gabri, al ser ambos expulsados. Más bajas para una justa plantilla.