Xavi Tomasa liderando la media maratón de Segovia. / A.M.
Xavi Tomasa, liderando la media maratón de Segovia. / A.M.

Xavi Tomasa, de Barcelona, y Gema Martín, de Salamanca, ofrecieron un recital en la media maratón de Segovia. Los ganadores de la 14ª edición se desmarcaron de sus rivales y entraron en solitario en meta, en 21,097 kilómetros poco viables para hacer marcas por su dureza. Eso sí, el encanto de la ciudad, pese a su sufrida orografía, atrajo a unos 2.500 participantes procedentes de diferentes puntos de España incluso de fuera en una mañana de agradable temperatura para correr.

El cambio de hora metió prisa a algunos corredores por llegar al epicentro de la ‘fiesta del running’, con salida a los pies del monumental Acueducto, que no terminaban de fiarse si en su muñeca figuraba el espacio-tiempo real para este domingo, 27 de marzo. El ‘cañonazo’ despejó las dudas: las 10.30 horas eran las 10.30. Quizás algún despistado se topó con la mudanza horaria, pero que a partir de ahora no se meta el sol a las siete de la tarde bien valió dormir una hora menos. A ver si lo nota también la factura de la luz…

Los nervios previos se incrementaron cuando la Policía Nacional detuvo al cronometrador de la prueba minutos antes del pistoletazo inicial. Los motivos no trascendieron, pero el incidente desvió el foco de los verdaderamente protagonistas. Finalmente se tomó la salida. Y ahí estaba la marea de trotadores. Camisetas de todos los pantones y una primera línea con los segovianos más entrenados. Desde los incombustibles Pedro Luis Gómez o Julio de Pablos al triatleta Javier García, que venía de ganar en ‘La viña del ajo’ de Muñoveros, además de participar el sábado en el campeonato de España de duatlón.

La salva del cañón puso fin a la agitación preliminar y a una espera de tres años sin media maratón -la última fue en marzo del 2019-. Volvió. El grifo se abrió y Vía Roma fue la primera pista de baile para disfrutar de Segovia sufriendo. Por delante, las respetadas cuestas de la IE, la calle Real o José Zorrilla pero también los pasos por el Alcázar, la Catedral o la única meta de arcos romanos.

Media Maratón de Segovia, a su paso por la calle José Zorrilla. / A.M.
La salmantina Gema Martín, primera en la media maratón de Segovia. / A.M.

Tomasa pasó a liderar la prueba en solitario a un ritmo imparable para los demás e hizo suya la carrera, con registro final de 1:09.10 horas. Por detrás, García no perdía fuelle e hizo gala de ser el primer segoviano, en una nutrida lista que continuaron atletas a buen nivel como De Pablos, Sancho Álvarez, David Berzal, Juan Cotrina, Miguel Ángel Martín, José Luis Arnanz o Gómez. El triatleta fue tercero, por detrás del abulense Diego Jiménez, que fue segundo. Entre las chicas, Martín exprimió al máximo sus zancadas y, no solo ganó como hiciera en el año 2012, sino que copó uno de los siete primeros puestos de la general (1:16.51). Completaron los puestos de honor Cristina Giorcanu y María Jesús Vázquez, en ese orden.

Todo un recital tanto del barcelonés como de la salmantina. El primer escalón del podio fue para ellos, pero todos los participantes, de una forma u otra, se sintieron vencedores: se colgaron la medalla de ‘finisher’ que simboliza el esfuerzo desempeñado sobre el adoquinado de Segovia.

Primeros clasificados

  1. Xavi Tomasa
  2. Diego Jiménez
  3. Javier García

Primeras clasificadas

    1. Gema Martín
    2. Cristina Giurcanu
    3. María Jesús Vázquez

Consulta aquí las clasificaciones completas

Fotos al paso del kilómetro 17

GALERÍA | Más fotografías de la media maratón de Segovia, por Nerea Llorente