Publicidad

Ocho años han pasado desde que Ramsés Gil asumió la dirección deportiva de la Segoviana, hasta que en la jornada de ayer una de las personas sin las que no se entiende el presente gimnástico hizo llegar una carta de despedida anunciando su marcha con estas palabras:

“Sirvan estas líneas para trasladaros que no seguiré en el club la próxima temporada.

Después de ocho años llevando a cabo la planificación deportiva del primer equipo, no seguiré con esta extraordinaria función el próximo curso 2020/2021.

Quiero agradecer a aficionados, socios y medios de comunicación el respeto con el que he sido tratado todos estos años. Mismo agradecimiento para todos los componentes del fútbol base, sin cuya labor hubiera sido imposible implantar un modelo deportivo del que los segovianos nos podemos sentir orgullosos.

Del mismo modo, quiero dar las gracias a los incontables profesionales que han formado parte de este equipo durante todo este tiempo, y que en mayor o menor medida ya están en su historia. Entrenadores, futbolistas, preparadores físicos, médicos, fisios, delegados, auxiliares… mi agradecimiento eterno por aguantarme todo este tiempo. Mención especial para los cinco amigos que me aceptaron en un cuerpo técnico irrepetible las dos últimas temporadas. He aprendido muchísimo con vosotros.

A la Junta Gestora, Directiva, o como queramos llamarla, deciros que me he sentido tremendamente valorado y querido. Ni un reproche, ni una crítica, siempre apoyando y ayudando, en las buenas y en las malas. Sois la mejor directiva que ha tenido este club en sus 92 años de historia. Ahí están los resultados. Espero que la fuerza os aguante para continuar con el inmenso trabajo que hacéis cada día, y que en un futuro cercano podamos ver al club donde debería llevar años.

En fin, he hecho todo lo que he podido para que cada temporada el equipo fuera competitivo, y los objetivos fueran los máximos, intentando crear una estructura cada vez un poco más profesional. Aun así, seguimos en la casilla de salida…. espero, de verdad, que ese acierto, y esa pizca de suerte que no hemos tenido, llegue de una vez por todas la próxima temporada.

Agus, Cris, gracias por esos cientos de viajes y miles de kilómetros juntos, y perdón por todas esas vacaciones colgado del teléfono. Me habéis hecho inmensamente feliz.

Gracias de corazón.

¡Aúpa Sego!”

LA TRAYECTORIA

De esta manera se pone fin a ocho temporadas de estabilidad en el club en lo que al proyecto deportivo se refiere. Ramsés llegó a la dirección deportiva del club azulgrana en agosto de 2012, un año después de haber colgado las botas tras dos décadas como jugador gimnástico, y como portador del brazalete de capitán durante numerosas campañas.

Ramsés cogió al equipo gimnástico después de que este consumara su descenso de categoría tras un efímero año en la Segunda B, y con el club sumido en un agujero económico importante. Encargado de diseñar un nuevo proyecto, el ‘eterno capitán’ azulgrana confió el mando en el banquillo a Santi Sedano, con el que el equipo logró disputar las fases de ascenso de las tres temporadas en las que estuvo al frente del equipo.

Tras Santi Sedano llegó Luis Bertó, con el que de nuevo el equipo se clasificó para la fase de ascenso, quedándose de nuevo a las puertas. Fue entonces cuando llegó la etapa de Abraham García, con la que la Segoviana alcanzó de nuevo la Segunda B, aunque no pudo mantener la categoría, descendiendo en la siguiente campaña. Tras ella, tomó el mando Manu González, que ha dirigido al equipo en las dos últimas temporadas.

Ramsés ha tenido la confianza de varios presidentes que han pasado por la Segoviana como Fernando Correa, Moisés López y Agustín Cuenca, y su marcha deja un importante vacío en la entidad azulgrana, que buscará ahora una persona de confianza con la que poder diseñar un nuevo proyecto deportivo.