“Rafael (Nadal) quiere terminar su carrera jugando y siendo feliz en la pista”

Antonio Nadal (21 de febrero de 1961) mejor conocido como Toni Nadal, recogió el pasado miércoles una réplica del trofeo de campeón del Open de Castilla y León Villa de El Espinar que Rafael Nadal ganó en el año 2003 cuando tenía 17 años. En esta edición del torneo se cumple el XX aniversario del triunfo de Rafa y su tío y entrenador hasta el año 2017 se acercó hasta el Complejo Deportivo Municipal Pedro Muñoz para conmemorar dicha efeméride. El trofeo de campeón, realizado por la Real Fábrica de Cristales de La Granja, se extravió y al propio Rafa le hacía mucha ilusión recuperar la ensaladera para exponerla en el museo de su academia. Tras el acto, Toni rememoró lo que supuso el triunfo de su sobrino en El Espinar, la idea que tiene para la próxima temporada y recordó que “buscar la satisfacción personal” es el lema de vida de Nadal.

— ¿Qué se siente 20 años después de que Rafa Nadal ganará en este torneo?¿Cómo ha sido la experiencia?

— Después de 20 años, rememorar el título que consiguió aquí Rafael cuando tenía 17 años, hasta la fecha era el torneo más importante que había ganado él, rememorarlo siempre te lleva a recuerdos de un tiempo pasado. Rafael quedó muy agradecido a este torneo, encantado de haberlo jugado y, ahora después de muchos años, poder recuperar un trofeo que no sé cómo se le extravió, es una gran satisfacción y podrá exponerlo en su museo junto con todos los demás.

— Después de una carrera tan completa ¿En aquella época se podía intuir lo que es Rafa?

— No, nadie en aquel tiempo habría dicho que Rafael podría ganar 14 veces en París o podría haber ganado las Copas Davis o Wimbledon. Es normal, pero yo siempre creí que sería un gran jugador porque siempre vi un chico dispuesto hacer todo lo necesario para alcanzar lo que se proponía. Después las cosas, a pesar de todas las lesiones, siempre fueron mejor de lo que esperábamos. La vida nos trató mejor de lo que esperábamos, mejor de lo que merecíamos, así que estamos encantados de todo lo que ha pasado.

— ¿Cómo puede afectar a Rafa este largo periodo de inactividad en su carrera?

— Al final hay una cosa que está por encima del deporte, por encima del físico, por encima de cualquier cosa que es la ilusión. Al final, toda la gente que consigue triunfar en el deporte lo que tiene es mucha ilusión. Ilusión por superarse, por superar los obstáculos, y creo que Rafael mantiene viva esta ilusión. Por este motivo, en su ánimo está volver, está recuperar la forma e intentarlo una vez más. Después veremos como va, si las cosas van a salir como él espera o no. Pero yo estoy convencido de que él hará todo lo posible para recuperar su mejor nivel o estar cerca de su mejor nivel, aunque sea difícil, pero al menos un buen nivel para poder competir con los jóvenes de hoy y todavía poder competir con Djokovic.

— ¿Cómo se plantea Rafa su final de carrera?

— Terminar jugando. Ser feliz en la pista jugando y yo creo que espera ganar. Cualquier victoria le va a compensar el esfuerzo hecho. Yo creo que esto es lo que él espera y después iremos viendo. Tenemos claro que no es lo mismo de hace 20 años, que las piernas no son las mismas, la afrescura tampoco y, aunque tengas mucha más experiencia también has dejado cosas por el camino. Pero lo que él busca por encima de todo es lo que ha buscado toda la vida, la satisfacción personal, saber que si no ganas no va a ser porque no lo hayas intentado, sino que será porque el rival es mejor. Si el rival es mejor, aceptarlo y o a seguir o a despedirte de la mejor manera posible.

— ¿Cómo se encuentra de las lesiones?

— Bien, yo siempre digo que bien aunque estuviera muy mal, porque a mi no me gusta quejarme. Rafael ahora está de vacaciones y cuando regrese tiene en mente volver a entrenar y después veremos como se encuentra y cómo va la temporada.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Popular

Y ADEMÁS...
NOTICIAS

Francisco Moreno: “El mestizaje era mal visto por los americanos de origen europeo”

—Es Vd. físico, militar e hispanista y ha publicado trabajos sobre la presencia española en EEUU, antes y después de su independencia, y en otros países hispanoamericanos. ¿Cómo surgió su vocación por la física? —Desde niño, lo que más me gustaba eran la milicia y la ingeniería. Me habría gustado llegar a ser ingeniero politécnico del Ejército. Pero en los años 70 no existían las operaciones de miopía y no pude ser militar. Además, la Escuela de Ingenieros a la que habría podido ir era muy conflictiva. Al final opté por quedarme en mi Santander natal y estudiar Ciencias Físicas.

“La lucha de las filósofas por su reconocimiento fue una tarea gigantesca”

El escritor Álvaro Alonso publica El Bosque de la Fylosofía, con “y” griega inicial en ese término que significa “amor a la sabiduría” desde hace 2.500 años. Tras varios ensayos culturales y libros sobre música, este profesor de instituto nacido en Murcia (1965) sorprende al mundo académico con un volumen de 454 páginas dedicado a la aportación de filósofas y filósofos desde la antigüedad hasta nuestros días, tras constatar el manto de silencio sobre las mujeres en la construcción histórica de esta disciplina.

“El volumen anual de lluvia caída en España es suficiente para cubrir las necesidades hídricas del país”

—Háblenos de su carrera profesional y cómo surgió Asiama. —Pues soy segoviano y llevo casi toda mi vida estudiando y trabajando a la vez. Soy un firme defensor de la formación continua, y por ello, he conseguido realizar tres carreras universitarias, tres másteres y un doctorado. Precisamente, a raíz de realizar el doctorado en ingeniería hidráulica y ambiental investigando sobre la problemática en el Campo de Cartagena y su influencia en el Mar Menor, surgió la idea de crear una asociación en Segovia que pudiera también investigar temas similares sobre la problemática que existe en nuestra provincia y región. El objetivo principal de Asiama, es prestar ayuda y colaboración a la sociedad en general y a las instituciones en particular.