Dani Arribas, con su hijo en los prolegómenos de un partido./ JUAN MARTÍN-G. SEGOVIANA
Dani Arribas, con su hijo en los prolegómenos de un partido./ JUAN MARTÍN-G. SEGOVIANA

Continúa la sangría de bajas en la Gimnástica Segoviana, que en la jornada de ayer confirmó el secreto a voces que suponía la marcha de Rafa Llorente, uno de los futbolistas más destacados del conjunto azulgrana sobre todo en las últimas jornadas de la pasada liga, cuando con Ramsés en el banquillo consiguió explotar tanto su calidad como su olfato de gol, siendo una de las piezas claves de la permanencia del conjunto azulgrana en la Segunda RFEF.

Era evidente que la Segoviana no iba a poder retener a un futbolista que está en la órbita del Real Madrid y que de manera oficial la próxima temporada ya no vestirá los colores del equipo gimnástico, que de esta manera ya presenta las bajas de una decena de futbolistas.

Quien sí continuará una campaña más en la Gimnástica Segoviana será Dani Arribas. El jugador de La Losa es uno de los capitanes del equipo y toda una institución en el club al que llegó en la campaña 2010/11 y solo tuvo un paréntesis con un efímero paso por el Villaralbo desde enero a junio de 2012, sumando una década ininterrumpida de azulgrana. De esta manera la Segoviana va poco a poco completando su plantilla, aunque queda mucho trabajo por hacer durante un mes antes de que el próximo 25 de julio el equipo a las órdenes de Ramsés inicie el trabajo de la pretemporada.