Baloncesto Claret Agustinos Levidrio Cristian Alvarez KAM6575
Cristian Álvarez da instrucciones durante el partido ante Claret y Agustinos. / KAMARERO

Cristian Álvarez (31 de mayo de 1971) lidera desde el banquillo a la generación más prometedora del baloncesto segoviano desde principios de siglo. Tras lograr el ascenso a Liga EBA –la cuarta categoría del baloncesto español–, pide que el proyecto siga creciendo, con más apoyo por parte del tejido social, y asegura que el 90% de la plantilla de Primera Nacional repetirá en la nueva categoría.

¿Qué ha sido lo más difícil de una temporada en pandemia?

— Llevo más de 30 años metido en este mundo y todas las temporadas tienen sus circunstancias. Para nosotros ha sido muy fácil trabajar con esta generación; ya fuimos campeones de la Copa Junior de Castilla y León y tenían muy claro cuál era el objetivo. Su comportamiento ha sido ejemplar y siempre han estado juntos. Si alguien decaía un poco, el grupo le ha hecho volver arriba. La pandemia es una circunstancia más, pero el grupo ha estado unido y eso nos ha hecho conseguir la plaza en Liga EBA.

¿Cuál es la clave para rendir el día D y la hora H de una fase de ascenso?

— El trabajo ya estaba hecho de tiempo atrás. Empezamos el 15 de agosto y nunca hemos dejado nada para el día siguiente. A nivel estratégico, ofensivo, defensivo o rotación de jugadores… Cada jugador ha ido entendiendo a lo largo del año cuál era su sitio y qué se pedía de él. Fundamentalmente, ha sido su actitud. A medida que conseguíamos los objetivos, cada vez estaban más juntos. En Villacelama han sido una auténtica piña; un comportamiento ejemplar en el hotel y en el pabellón. La seriedad les ha llevado a hacer una final four excepcional y a quedar campeones de Castilla y León.

¿Qué ha fallado en el baloncesto segoviano desde el ascenso de la UDS?

— Yo he estado fuera de Segovia. Desde la distancia, y lo digo ahora que hemos ascendido, creo que en Segovia, como en todas las ciudades pequeñas, lo importante es aunar esfuerzos. No es el trabajo de un club; tenemos jugadores de Basket 34, de Claret, de CD Base. Este premio es un reconocimiento a la inversión ambiciosa del CD Claret, pero es el momento de aunar esfuerzos y patrocinadores. Que haya un equipo en EBA de Claret, pero que todo el mundo se sienta parte de este proyecto.

¿Qué aporta un equipo en EBA a Segovia?

— En un porcentaje muy elevado, son jugadores de Segovia. Entiendo que prácticamente el 90% de la plantilla va a continuar el año que viene, algo que no está pasando en casi ningún club del territorio nacional. Eso es un empuje para todos los clubes de cantera de la ciudad. A nivel publicitario, es un escaparate para los pequeños y grandes inversores. Vamos a jugar muchos más partidos, recorrer más kilómetros y tener más capacidad mediática. Se nos va a ver mucho más. Creo que es un proyecto de toda la ciudad y creo que debe ir creciendo entre todos.

¿Usted continuará?

— Bueno, no lo sé. Yo siempre he dicho que para mí es un orgullo personal llevar el escudo de Claret. Hace dos o tres semanas ya presentamos un proyecto a la junta directiva del club con miras al año que viene, tanto en Liba EBA como en Primera Nacional. Es un proyecto absolutamente viable y tendrá que estudiarlo y meditarlo. Nosotros hemos terminado nuestro trabajo el día 13 de junio. Sí que me consta que la junta directiva, los patrocinadores o el IMD se alegran mucho de todo lo que está consiguiendo esta generación y que van a hacer un esfuerzo por continuar este proyecto.

No tendría sentido hacer un equipo súper profesional en Segovia y de repente prescindir de todos estos chicos que han ascendido

¿Cómo es el proyecto?

— No es el momento de explicarlo, pero es viable. Mantenemos la línea; es decir, un equipo formando en un porcentaje muy elevado por jugadores de Segovia. No tendría sentido hacer un equipo súper profesional en Segovia y de repente prescindir de todos estos chicos que han ascendido.

Pide un esfuerzo al tejido económico para que el proyecto sea sostenible.

— Al final ascender supone un incremento económico en cuanto a desplazamientos o gastos federativos. No estamos hablando de confeccionar una plantilla profesional, estamos hablando de una plantilla con gente de Segovia reforzada en las posiciones que necesitemos con jugadores que vengan a integrarse. De las mismas edades que los jugadores que tenemos aquí, que son muy jóvenes. Cuantos más esfuerzos aunemos entre todos, será mucho más fácil andar el camino.

¿Puede mantenerse en EBA un equipo con un 90% de plantilla de Primera Nacional?

— Ese es el objetivo que nos planteamos. Nosotros queremos crecer con nuestra gente. La que esté en categorías inferiores, tanto de Claret como de otros clubes. Debemos de ser un club de referencia a nivel provincial. Si queremos que todos los niños tengan ese espejo, lo más importante es que el máximo posible de jugadores de ese equipo sean de Segovia. Esta plantilla ha quedado campeona de Castilla y León; tienen un talento y capacidad de mejora, porque son muy jóvenes. Todo esto no lo vamos a tirar por tierra.

Hablaba de provincias donde no se aúnan esfuerzos. ¿Puede servir este ascenso para unificar el baloncesto en Segovia?

— No creo que pueda, sino que debe de servir. No quiero ninguna medalla para mí, esto es fruto de muchos entrenadores y entrenadoras de muchos clubes. Y agradezco a todos haber podido contar con sus jugadores para lograr esta plaza de ascenso. Es el momento de que todos los buenos jugadores, independientemente del club del que salgan, puedan continuar en el equipo de EBA del Claret.

El proyecto del Unami femenino no logró el ascenso y terminó desapareciendo. ¿Les sirve ese precedente?

— No tengo ningún conocimiento sobre baloncesto femenino y no sé en profundidad lo que pasó, pero nosotros tenemos los pies en el suelo. Nuestra plantilla es la que es; estos fantásticos jugadores nos han llevado hasta aquí. Con ellos vamos a continuar. Con el trabajo del resto de los clubes de Segovia intentando que sus jugadores den el salto a nuestro primer equipo. Reforzaremos el equipo en las posiciones imprescindibles. Desgraciadamente, Segovia es una ciudad, no es Valladolid o Salamanca ni hay 3.000 jugadores para echar mano. Lo que no tengamos aquí, intentaremos traerlo de fuera, pero de forma prudente. Hay cientos de agentes que nos han enviado vídeos de jugadores y Julio y yo ni siquiera los hemos abierto. Nuestra prioridad es nuestra plantilla y reforzarla en posiciones en las que consideremos necesario.