Publicidad

Hay sueños de los que no apetece despertar, y el que está viviendo el Viveros Herol Nava en la Liga Asobal es de esos. El inicio de competición del conjunto segoviano en la máxima categoría está siendo más que destacado, con tres puntos de cuatro posibles, lo que pone al equipo tres puntos más cerca de la permanencia, que (no se olvide) es el objetivo principal. Lo que pueda venir después, si viene, será un extra a una gran temporada.

De momento, el Viveros Herol ha firmado un gran inicio que pretende prolongar en la tarde de hoy con la visita del Quabit Guadalajara a las cinco y media de la tarde, que Nava de la Asunción está de fiestas, y se decidió adelantar el horario del partido para que no coincidiera con otras actividades, y que el pabellón pueda lucir sus mejores galas.

El rival puede llevar a engaño, puesto que en el encuentro amistoso de pretemporada que jugó ante el Balonmano Nava en el ‘Guerrer@s Naver@s’ perdió con claridad por nueve goles de diferencia. Pero quedarse con el marcador final, y no con (por ejemplo) la primera parte que hizo el conjunto alcarreño, en la que compitió de igual a igual con al navero, o con los dos partidos que ha firmado el equipo de Mariano Ortega, remontando una diferencia de ocho goles al BM Logroño hasta asomarse al empate, o ganando con relativa comodidad al Cangas, hace ver que el conjunto de Guadalajara va a ser un oponente más que cualificado para aguarle la fiesta al Viveros Herol si el conjunto de Dani Gordo no hace esas ‘tres o cuatro cosas’ que sabe hacer bien para competir en la Liga Asobal.

LOS BUENOS PRINCIPIOS

Y la primera de esas cosas es, sin duda, realizar un buen inicio de partido, tal y como se hizo en las dos jornadas anteriores, para mantenerse en todo momento con opciones. La fortaleza del 6:0 debe mostrarse desde el primer momento, frenando las acciones ofensivas de Chema Márquez y Pablo Paredes, aunque no son los únicos capaces de desbordar a la defensa, porque el pivote Kostadin Petrov va a poner en más de un aprieto tanto a Álvaro como a Oleg y a Andrés, cuya aportación esta temporada ha adquirido una relevancia aún mayor al tener que ‘doblar’ en ocasiones ayudando al equipo tanto en el centro de la defensa como en el pivote.

Si no se tuercen las cosas a última hora, el descarte que tenga que realizar Dani Gordo en los prolégomenos del encuentro tendrá razones deportivas y no médicas. Aunque Ernesto está superando un proceso gripal, no es previsible que el portero se quede fuera de la lista, mientras que el resto del plantel se encuentra a disposición del cuerpo técnico, que tendrá que valorar si seguir dando minutos de juego a Adrián Rosales, o mantener la polivalencia ofensiva de Llopis, que ya ha demostrado poder jugar en el lateral y en el extremo, o contar con Miguel Batista para que eche una mano a Nicolo en defensa cuando el pivote visitante vaya buscando la zona entre el lateral y el extremo para hacer valer su envergadura… alternativas no le faltan al partido, y por supuesto Dani Gordo quiere tenerlas todas cubiertas.

UN BUEN ANFITRIÓN

La satisfacción con la que Dani Gordo hablaba de su plantilla en la previa del encuentro ante el Quabit Guadalajara era más que evidente, al valorar el buen momento por el que pasa el equipo, “quiero que no se pierda de vista que nuestro objetivo es, cuanto antes, la permanencia. En cuanto nos dejemos ir, por mi experiencia digo que la Liga Asobal nos va a pasar por encima”.

“Estamos sacando los partidos adelante por el equipo, porque jugadores que llevan aquí toda la vida”, prosiguió el técnico. “Les ves ahora en Asobal y te preguntas que por qué no llevan más tiempo jugando en esta categoría. Hace algunos días decía a los chicos en el vestuario que la vida es muy injusta, y que jugadores de aquí podrían llevar muchos años compitiendo en Asobal. Pero también que las cosas vienen así, y que ahora tienen la oportunidad de demostrar que pueden estar aquí”.

En lo que se refiere a la adaptación de los nuevos, el técnico también fue positivo, “porque los nuevos componentes se están adaptando muy bien. Nava es muy buen anfitrión, y para los nuevos es muy fácil. Lo que verdaderamente me alegra es ver a la gente creciendo en la categoría, y creciendo en el equipo. Estos jugadores cada vez quieren más y más”.